EL AJEDREZ EN VENEZUELA 1498-1899
 

Volver a la PÁGINA PRINCIPAL

1900-1929


HISTORIA DEL AJEDREZ EN VENEZUELA (I)


Desde el siglo XV hasta el siglo XIX

Por Rafael Santana B.

El presente trabajo es el fruto de una ardua labor "arqueológica", iniciada en 1984, con la finalidad de difundir las diversas etapas de la evolución histórica del ajedrez en Venezuela entre los siglos XV y XX de nuestra era.

Desde hace varios años hemos venido publicando algunos retazos de este caleidoscopio ajedrecístico del ajedrez venezolano, a través de diversos medios impresos como, por ejemplo, la serie de artículos en los periódicos El Bolivarense (1989) y Correo del Caroní (1993-1998) del Estado Bolívar; en las revistas Gambito Ucevista (1986-1992), Paideia (1988-1993) y Antología 64 (1997-2002) de Caracas; y la publicación del cuaderno «APROXIMACIÓN A LA HISTORIA DEL AJEDREZ EN VENEZUELA» (Caracas, 1988 : Cátedra Pío Tamayo). También hemos escrito en los medios digitales por intermedio de los sitios web SUPERAJEDREZ HISPANOAMERICANO (Junín, Argentina, 1999-2002), LA PÁGINA DE UVENCIO BLANCO (Caracas, 2000), DEPORTE CIENCIA (Cumaná, 2003-2005), CAISSA ES AJEDREZ (Caracas, 2005), ZEITNOT (Paraguaná, 2006-2012) y ENRÓCATE (Maracaibo, 2005-2013).

En el transcurso del 2016 iremos colocando on-line, en varias etapas, una versión corregida y mejorada de la historia del ajedrez en Venezuela, iniciando con la llegada de Cristóbal Colón a nuestras costas orientales en Agosto de 1498, para culminar con la alborada de la era federativa signada por el personalismo político del profesor Uvencio Blanco, en los años 90 del siglo pasado.

¡Consideramos que es imposible que el ajedrez venezolano alcance un promisorio futuro, si primero no asumimos una clara conciencia de nuestra rica herencia histórica! 

El Autor.

Descargue 42 partidas venezolanas del siglo XIX en los formatos PGN y CBV

ORIGEN DEL JUEGO Y SU EXPANSIÓN HACÍA EUROPA

El origen del ajedrez es bastante incierto y se han tejido muchas leyendas a su alrededor. Sin embargo, se piensa que el ajedrez pudo haber sido la derivación de un antiguo juego de mesa chino (Siang-Ki), egipcio (Senet) o hindú (Chaturanga) del año 570 a.C. o quizás más remoto. Con el pasar de los siglos este pasatiempo comenzó a propagarse por varios reinos del continente hasta asentarse en Persia (Hoy Irán) y gran parte del Medio Oriente. Posteriormente los árabes lo introdujeron en España durante la invasión a la península ibérica, alrededor del siglo VIII después de Cristo.

EL «LUDUS SCACCORUM» EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

En el libro CIEN TRADICIONES PERUANAS, el célebre historiador Ricardo Palma (*n.1833 – +m.1919) nos describe brevemente cómo el juego árabe pasó a formar parte de las actividades lúdicas practicadas por los habitantes de los reinos cristianos, que hoy en día conforman el territorio español.

 

 Un cristiano y un moro juegan al ajedrez.

[Imagen del LIBRO DE LOS JUEGOS, escrito por el
Rey Alfonso "X", El Sabio.
(Aprox. 1283)]

 

"Los MOROS, que durante siete siglos dominaron en España, introdujeron en el país conquistado la afición al juego del ajedrez. Terminada la expulsión de los invasores por la católica reina Doña Isabel, era de presumirse que con ellos desaparecerían también todos sus hábitos y distracciones; pero lejos de eso, entre los heroicos capitanes que en Granada aniquilaron el último baluarte del islamismo [en 1492], había echado hondas raíces el gusto por el tablero de las sesenta y cuatro casillas o escaques, como en heráldica se llaman." (Palma, 1977, página 425)

 

Entre los siglos XV y XVI, el ajedrez fue muy practicado en España. Allí surgió la primera escuela de ajedrez occidental, gracias a los aportes teóricos de Lucena11, Vicent22 y Ruy López33. Los españoles introdujeron algunas interesantes modificaciones al tradicional juego de ajedrez como, por ejemplo, la colocación de una cruz en la parte superior del rey como símbolo del cristianismo, la creación del movimiento especial del «enroque» como herramienta de protección del rey, la consolidación de la regla "pieza tocada, pieza jugada" y la introducción de la Dama en honor a la Reina Isabel I La Católica (en sustitución de la Alferza en el viejo juego), que condensa los movimientos de la torre y el alfil en una sola pieza, entre otras.

 

 Portada del libro de

Luis Ramírez de Lucena (1497)

[Imagen cortesía de la revista española OCHO X OCHO]

 

A mediados de 1575 el Rey Felipe II de España reunió a los mejores jugadores de la época en su palacio de El Escorial, para la celebración del primer Torneo Internacional de Maestros.  Los invitados fueron los italianos Giovanni Leonardo di Bona da Cutri (Il Puttino) y Paolo Boi (Il Siracusano), mientras que por los anfitriones españoles concursaron Ruy López de Segura y Alfonso Cerón. En esta histórica justa salió triunfante Giovanni Leonardo di Bona da Cutri, quien se convirtió en el segundo Campeón Mundial oficioso y recibió como premiación mil Ducados, una fina capa de armiño, y se le exoneró a su pueblo natal, en Calabria (Región del sur de Italia bajo el dominio español), de pagar los tributos reales durante 20 años.  Lo secundó el eclesiástico Ruy López de Segura.

 

 Vista parcial del Torneo Internacional de 1575 en El Escorial. A la izquierda el español Ruy López de Segura está sentado meditando su próxima jugada, mientras el italiano Giovanni Leonardo di Bona se alza de la silla para hacerle un comentario al Rey Felipe II.

[Recreación pictórica de Luigi Mussino (1894), que se conserva en el Museo Monti dei Paschi (Siena, Italia)]

 

NOTAS

 

Nota_1: Luis Ramírez de Lucena fue un estudiante de la Universidad de Salamanca que escribió y publicó uno de los primeros libros impresos de ajedrez en 1497. El mismo se tituló Repetición de amores et arte de axedrez y contiene una compilación de las nuevas reglas del juego, ofrece once estudios de aperturas y una colección de ciento cincuenta problemas de ajedrez, de entre los cuales se destaca el célebre Mate Lucena. <Volver al texto>

Nota_2: Francesc Vicent fue el autor del incunable Llibre dels jocs partits (1495) en lengua valenciana, el cual es considerado como el primer tratado de ajedrez moderno del mundo. <Volver al texto>

Nota_3: Ruy López de Segura, clérigo de Zafra, alcanzó fama mundial en el cuadrilátero escaqueado al publicar en 1561 un novedoso tratado titulado Libro de la invención liberal y arte del juego de Axedrez y popularizar una línea central de apertura que hoy en día es conocida como La Española o Ruy López (1.e4 e5 ; 2.Cf3 Cc6 ; 3.Ab4). López participó en varios torneos de envergadura en España e Italia, que lo llevaron a ser considerado campeón mundial oficioso durante el período 1570-1575. <Volver al texto>

 

EL AJEDREZ DETERMINA PRIMER VIAJE DE COLÓN

La concreción del primer viaje de Cristóbal Colón hacia las supuestas Indias Occidentales (hoy América) en 1492, estuvo supeditada a los entretelones de una partida que jugó el Rey de España, Fernando "V". Veamos cómo Julio Ganzo nos describe esta extraña paradoja del destino, en su libro HISTORIA GENERAL DEL AJEDREZ:

 

"Otro hecho histórico digno de consignarse es la afirmación de Hernando del Pulgar en su admirable crónica sobre los Reyes Católicos, de que Fernando V fue muy aficionado a jugar al ajedrez.

Esta afirmación está comprobada en una colección de cartas debidas a ese autor o tal vez a Pedro Mártir de Anglería, o Bernáldez, o quizá a otro autor contemporáneo. Una de estas epístolas, copiada del legajo por M.J. Vavallée y publicada en 1845, dice así:

«Señor doctor: Vuestra Merced recordará, sin duda alguna, los buenos consejos que nos dio Antonio Nebrija en sus últimas lecciones. No desdeyeis jamás, decía tan estimable profesor, la más mínima circunstancia, pues a veces puede ser causa de los más grandes acontecimientos. Un hecho reciente, y que me apresuro a comunicaros, demuestra la cordura del consejo.

Ya sabéis cuánto don Fernando se complace en jugar al ajedrez. Cual todas las personas aficionadas a tan complicado juego, otorga la mayor importancia al resultado de la partida. Astuto en alto grado, artificioso, escribiera, a no ser por el merecido respeto que debemos a su Alteza, deja en calculado abandono a las piezas de su juego para luego burlarse del incauto que se decide a tomarlas, creyendo descuidos lo que son en realidad taimadas añagazas.

Ayer, a pesar del mucho calor, que convidaba más bien a dormir la siesta que a quebrarse la cabeza, determinó matar las primeras horas de la tarde jugando una partida contra Fonseca, que es una de sus habituales víctimas. El encuentro tuvo lugar en las habitaciones particulares de la Reina, y allí asistimos, entre muchos otros, el Conde de Tendilla, Ponce de León, Gonzalo de Córdoba y este servidor de Vuestra Señoría, que fuimos nombrados jueces de campo. Algunas nobles damas, situadas junto a uno de los anchurosos ventanales de la sala y agrupadas alrededor de un enorme telar, ocupábanse allí de dar los últimos puntos a un magnífico tapiz destinado a la Virgen del Pilar. La vieja Beatriz Galíndez, o sea la Latina (así la apodan los cortesanos), conversando con las dos en latín, mientras Don Fernando, atendiendo a tan sólo su partida, vapuleaba duramente al pobre Fonseca. En este momento, la mano de un paje levantó la cortina correspondiente a la puerta principal del salón e introdujo a Fray Fernández de Talavera, obispo de Ávila y confesor de la Reina.

Después de saludar el virtuoso prelado a los regios esposos, apresurose a interrogar a Doña Isabel, rogando que le participara las decisiones tomadas respecto al genovés Cristóbal Colón.

Ya os comuniqué en otra de mis epístolas los atrevidos proyectos que alienta, contra viento y marea, tan audaz navegante; proyectos más conocidos hoy día que las coplas de Mingo Revulgo44. Muchos lo tienen por loco rematado, muy pocos le consideran hombre de genio. Dícese que ahora pretende, a mi entender con sobrada razón, el nombramiento de Almirante para encargarse del mando de la pequeña flota que ha de navegar con rumbo a ignotas tierras, o llegar quizá a la costa oriental de Asia, donde se encuentra la dorada isla de Cipango descrita por Marco Polo. Pero como andan en dimes y diretes respecto a la concesión de la expresada dignidad, que igualaría al solicitante a nuestro Almirante de Castilla55, el vulgo murmuraba que Colón ha tomado la vuelta de Palos en espera del término de las negociaciones y decidido abandonar definitivamente España si no le otorgan lo que demanda.

Vuestra Señoría ahora comprenderá el por qué de la pregunta más arriba indicada y hecha por Fray F. de Talavera a Doña Isabel. Aunque abrí mucho los oídos no pude entender la respuesta de nuestra piadosa Soberana; sólo llegó a mí la voz de la Latina que en tono de domine adujo:

Si fuese simplemente cuestión de dinero, creo que irrogaría perjuicio regatearlo, pues como ya ha dicho Dyonisio Cato en sus dísticos, no dubites cum magna petas, impendere parva66. Pero ahora se pide además de eso una dignidad que no es bueno prodigar. Vuelvo, pues, a las andadas creyendo archi-extravagante sostener que existen tierras debajo de nuestros pies en donde los hombres caminan cabeza abajo como las moscas.

Como estas palabras fueron pronunciadas con cierta animación y en voz muy alta, llegaron claramente a oídos de cuantos estábamos allí, incluso a los de ambos combatientes, ensimismados en su partida.

Fonseca, que tenía su juego en lamentable estado, aprovechó la ocasión para romper el silencio con la esperanza de distraer al temible adversario:

Para mí —dijo—, soy del parecer de Cosmes Indicopleustes: el mundo es cuadrado como este tablero y está rodeado de agua por todas partes, después de lo cual no existe más que abismo. Por eso los Árabes, en sus cartas de marear, pintan al extremo del Océano una mano negra y descarnada dispuesta a hundir al temerario que ose aproximarse al insondable precipicio.

En verdad, en verdad, señor Fonseca —arguyó Fray F. de Talavera— me hacéis caer en la tentación de recordaros lo dicho por Don Alfonso el Sabio en parecidas circunstancias: Si el mundo está hecho así, Dios habría debido consultarme antes de crearlo; tal vez habría podido darle algunos buenos consejos—.

Mientras tanto, doña Isabel, que se había acercado a la mesa en donde se jugaba la partida, decía a su regio esposo:

Señor, ¿no os parece que podríamos conceder a Colón el empleo de Almirante, aunque únicamente en las tierras y continentes que pudiera adquirir en el Océano? De ese modo quedarían a salvo las prerrogativas disfrutadas en su distrito por el grande Almirante de Castilla—.

Luego cuidaremos de eso— respondió el Rey, a todas luces pensativo y fijándose poco en las jugadas.

Fonseca vio el cielo abierto, y aprovechando con destreza los descuidos cometidos por su adversario pronto logró superioridad de juego.

La dama de vuestra alteza ha imitado a los navegantes temerarios aproximándose demasiado al abismo; la mano negra va a cogerla y está perdida sin remedio—.

¡Malhaya el genovés!— murmuró Don Fernando frunciendo el entrecejo. —Voy a perder una partida regalada—.

E intentó parar el golpe con alguna zancadilla hábilmente tendida. Fonseca no mordió el anzuelo y su contrario perdía a cada instante más y más terreno. [Veamos la posición de la partida en el siguiente diagrama77]

 

Juan Rodríguez de Fonseca

Rey Fernando "V"

 

Lo que es ahora— atreviose a decir Fonseca frotándose las manos —la lucha no puede prolongarse más. A vuestra alteza no le queda otro remedio que doblar las torres para evitar el mate inmediato—.

Pero, señor— objetó Doña Isabel, —o yo estoy ciega o creo que el blanco gana la partida—.

Y uniendo la acción a la palabra retuvo con la mano el brazo de su esposo, que iba a ejecutar la maniobra indicada por Fonseca. Don Fernando, empero malhumorado e influido por el apremiante jaque de la torre enemiga, no atinaba en las jugadas precisas para ganar. Levantó la cabeza como en demanda de ayuda; sus miradas se encontraron con las mías, que le aseveraban la victoria. Cargando entonces sobre la diestra mano su noble y anchurosa frente, meditó de nuevo un buen rato. Ilumináronse al fin sus facciones, plácida sonrisa asomó presto a sus labios, que pronunciaron luego con enérgico acento:

Fonseca, eres difunto; ni mis distracciones te valen—. E hizo rápidamente las jugadas predecesoras al mate.

Fernando “V” (Rey de Castilla y León)

Juan Rodríguez de Fonseca (Capellán Real)

Reales de Santa Fe, Siglo XV

1.Tg8+ Txg8 2.Tf8+ Txf8 3.e7+ Tf5

[Si 3...De6 4.Axe6#]

4.Axf5+ De6 5.Axe6 mate (1 – 0).

Levantose acto seguido el rey de su asiento y dirigiéndose a la Latina le dijo con cierta ironía:

¿Y bien, doña Beatriz, qué es lo que decíais hace poco sobre los hombres y las moscas?

Señor, nadie puede vanagloriarse de no errar alguna vez. Ya lo dice Plinio: Nemo mortalium omnibus horis sapit88—.

Opinais, pues, que es propio de sabios mudar de consejo. Yo también —añadió Don Fernando— lo entiendo así, y pienso ordenar a don Juan de Colona que extienda el nombramiento de Almirante a favor de Colón, tal como lo ha indicado vuestra amiga la Reina—.

Doña Isabel llamó entonces a uno de sus pajes.

Alonso, monta en seguida a caballo y corre al encuentro de Cristóbal Colón, que sigue la ruta de Palos de Moguer. Dile que vuelva pronto y esperanzado a nuestros reales de Santa Fe—.

Ya lo veis, señor doctor. ¿No es el caso de repetir lo que nos decía Antonio de Nebrija, que las cosas más insignificantes son a veces causa de grandes acontecimientos. Si el genovés llega a descubrir tierras, como lo espero y ansío, bien podrá decirse que mucho influyó en el supuesto suceso el movimiento de un simple peón de ajedrez avanzado con precisión y a tiempo un paso»." (Ganzo, 1973, pp. 61-64).

 

 La reina Isabel visualizó la jugada ganadora en la partida que su esposo, el rey Fernando "V", sostenía con J. R. Fonseca.

[Imagen cortesía de la revista venezolana Jugada Maestra (2005, número 1)]

 

NOTAS

 

Nota_4: "Las coplas de Mingo Revulgo" es una obra satírica publicada en 1464, cuya autoría se le atribuye a Hernando del Pulgar. <Volver al texto>

Nota_5: El Almirante de Castilla era un rango de comando naval con derecho a título nobiliario. Entre las atribuciones del Almirante figuraba tener voz y voto de calidad en el Consejo Real. <Volver al texto>

Nota_6: “No dudes que cuando pidas cosas grandes, cosas pequeñas van a suceder. [Traducido del Latín por cortesía de la profesora Lia Bugliani. (Caracas, 1999)]. <Volver al texto>

Nota_7: El estudio de final presentado en el diagrama y la subsiguiente secuencia de jugadas fueron tomados del artículo “Descubrimiento de un Mundo por causa del Ajedrez”, que fue publicado en el periódico venezolano EL UNIVERSAL (21-10-1911). En el periódico no aparece el nombre del autor, pero se indica que el contenido del artículo fue tomado de la Revista El Tablero de Caracas (1911). <Volver al texto>

Nota_8: “Ningún mortal es sabio en todo momento”. [Programa traductor de idiomas del portal Google (2015)]. <Volver al texto>

 

EL JUEGO DEL CONQUISTADOR LLEGA A LOS INDÍGENAS

 

El arribo de Cristóbal Colón a las costas de Paria, en agosto de 1498, marcó el inicio de la etapa exploratoria del territorio que hoy conocemos como Venezuela.

A lo largo del siglo XVI, algunos guerreros y representantes eclesiásticos del Imperio Español llevaron entre sus pertenencias un juego de ajedrez durante las jornadas de conquista y evangelización del "Nuevo Mundo". El ajedrez, al igual que muchos otros juegos, fue trasplantado a la "América Española", llegando a adquirir una connotación cultural, según lo afirma Ricardo Palma en su ya citado libro CIEN TRADICIONES PERUANAS:

 

“Pronto dejó de ser el ajedrez el juego favorito y exclusivo de los hombres de guerra, pues cundió entre las gentes de Iglesia: abades, obispos, canónigos y frailes de campanillas. Así, cuando el descubrimiento y la conquista de América fueron realidad gloriosa para España, llegó a ser como patente o pasaporte de cultura social para todo el que al Nuevo Mundo venía investido con cargo de importancia, el verle mover piezas en el tablero.” (Palma, 1977, página 425)

 

Este autor también recoge un interesante testimonio histórico sobre cómo el jefe inca Atahualpa Capac99 tuvo su primer contacto con el mundo de los trebejos:

 

“Se sabe, por tradición, que los capitanes Hernando de Soto, Juan de Rada, Francisco de Chaves, Blas de Atienza y el tesorero Riquelme se congregaban todas las tardes, en Cajamarca, en el departamento que sirvió de prisión al Inca Atahualpa desde el día 15 de noviembre de 1532, en que se efectuó la captura del monarca, hasta la antevíspera de su injustificable sacrificio, realizado el 29 de agosto de 1533.

Allí, para los cinco nombrados y tres o cuatro más que no se mencionan en sucintos y curiosos apuntes (que a la vista tuvimos, consignados en rancio manuscrito que existió en la antigua Biblioteca Nacional), funcionaban dos tableros, toscamente pintados, sobre la respectiva mesita de madera. Las piezas eran hechas del mismo barro que empleaban los indígenas para la fabricación de idolillos y demás objetos de alfarería aborigen (...).

Honda preocupación abrumaría el espíritu del Inca en los dos o tres primeros meses de su cautiverio, pues aunque todas las tardes tomaba asiento junto a Hernando de Soto, su amigo y amparador, no daba señales de haberse dado cuenta de la manera como actuaban las piezas ni de los lances y accidentes del juego. Pero una tarde, en las jugadas finales de una partida empeñada entre Soto y Riquelme, hizo ademán Hernando de movilizar el caballo, y el Inca, tocándole ligeramente en el brazo, le dijo en voz baja:

No, capitán, no... ¡El castillo!—.

La sorpresa fue general. Hernando, después de breves segundos de meditación, puso en juego la torre, como le aconsejara Atahualpa, y pocas jugadas después sufría Riquelme inevitable mate.

Después de aquella tarde, y cediéndole siempre las piezas blancas en muestra de respetuosa cortesía, el capitán don Hernando de Soto invitaba al Inca a jugar una sola partida, y al cabo de un par de meses el discípulo era ya digno del maestro. Jugaba de igual a igual.

 

A la derecha el inca Atahualpa juega una partida con Hernando de Soto, en una escena del proyecto fílmico peruano «Atahualpa, la película» (2008).

 

Comentábase, en los apuntes a que me he referido, que los otros ajedrecistas españoles, con excepción de Riquelme, invitaron también al Inca; pero éste se excusó siempre de aceptar, diciéndoles por medio del intérprete Felipillo:

Yo juego muy poquito y vuesa merced juega mucho —.

La tradición popular asegura que el Inca no habría sido condenado a muerte si hubiera permanecido ignorante en el ajedrez. Dice el pueblo que Atahualpa pagó con la vida el mate que por su consejo sufriera Riquelme en memorable tarde. En el famoso consejo de veinticuatro jueces, consejo convocado por Pizarro, se impuso a Atahualpa la pena de muerte por trece votos contra once. Riquelme fue uno de los trece que suscribieron la sentencia.” (Palma, 1977, pp. 426-427)

 

Hay otra referencia histórica sobre la influencia del ajedrez en las actividades cotidianas de una etnia indígena centroamericana en el territorio que, hoy en día, corresponde al estado de Michoacán, en México. Se afirma que en 1537 el jurista español, Don Vasco de Quiroga, asumió el cargo de Obispo de Michoacán y pasó a convertirse en el “defensor de los indígenas”. Y precisamente, durante el proceso de catequización de los aborígenes por parte de los sacerdotes franciscanos y agustinos, algunos juegos practicados por los españoles pasaron a formar parte del gusto de varios miembros del pueblo indígena tarasco o purépecha.  Al respecto el escritor y poeta mexicano Fernando Saavedra Palma hizo las siguientes acotaciones en un conocido blog de la red digital:

 

“El ajedrez llegó a la Nueva España (Hoy México) y se difundió entre los tarascos en el estado de Michoacán. (...)

La primera publicación en España con el tema del ajedrez fue entre 1251 y 1283 [con el incunable Libros del Axedrez, Dados et Tablas del Rey Alfonso 'X' El Sabio]. Más o menos 300 años después el ajedrez se tradujo al [idioma] tarasco. (F. Saavedra Palma, 21-06-2014)

En opinión de Fernando Saavedra Palma “(...) la cultura ajedrecística vive en Pátzcuaro [Municipio de Michoacán] desde la época de Don Vasco de Quiroga; los artesanos de esos años elaboraban las piezas de ajedrez. En la actividad de sus oficios se desarrolló el trabajo en madera y desde entonces se enseñó la fabricación de guitarras y ajedreces, [cuya tradición ha perdurado por más de 500 años].” (A. Martínez, 21-08-2015).

 

Por cierto, en la obra Diccionario de la Lengua Tarasca, escrita a mediados del siglo XVI por Fray Maturino Gilberti, se identificó los siguientes vocablos bilingües:

Página

Idioma Español

Idioma Tarasco

373

Juego de axedrez

Chuhcari vapacuqua

494

Tablero para jugar al axedrez

Quereri vapacutaq

503

Torre para defender

Yotati purecuquaro cueraraquaro

Hasta ahora, en Venezuela no se ha encontrado ningún testimonio escrito u oral sobre el primer contacto de nuestros indígenas venezolanos con el juego de mesa de los conquistadores.

 

NOTA

 

Nota_9: Atahualpa Capac fue el duodécimo y último gobernante del Incanato indígena, que comprendía los territorios de Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y algunas zonas de Colombia y Argentina. Era descendiente directo del emperador Huayna Capac y la Princesa Paccha. En 1525, Huayna dividió la jefatura del imperio Inca o de Tahuantisuyo entre sus vástagos Huáscar y Atahualpa. Sin embargo, la rivalidad existente entre los hermanos desencadenó una cruenta guerra entre los seguidores de cada bando. Este conflicto debilitó la estabilidad del imperio Inca y esta situación fue aprovechada por el conquistador español Francisco Pizarro (*n.1476 - +m.1541), para iniciar la invasión al territorio del Perú con tan sólo 185 soldados y 27 caballos. A fines de 1532 Pizarro le tendió una emboscada a Atahualpa y lo hizo prisionero en Cajamarca (región ecuatoriana limítrofe con la frontera del Perú).  <Volver al texto>

 

EL AJEDREZ EN LA COLONIA

Durante el período 1498-1777 España impuso sus esquemas políticos, económicos y culturales a las provincias de la pan-Venezuela.

El ajedrez fue practicado en las colonias hispanas por algunos miembros de la oligarquía criolla, las milicias, el clero y los comerciantes, de acuerdo a las investigaciones de los historiógrafos realizadas en Cuba1010, Nicaragua1111, México, Perú, Argentina1212y Uruguay.

Hasta ahora la referencia histórica más antigua sobre la presencia del ajedrez en la Venezuela Colonial data de 1545 y está contenida en un estudio sobre los juegos y diversiones que se practicaban entre los siglos XVI y XVIII, el cual fue condensado en el DICCIONARIO DE HISTORIA DE VENEZUELA, editado por la Fundación Polar.

 

“En los tiempos de la colonia el pasatiempo más común y frecuente fueron los juegos de envite y azar, además de otras diversiones como representaciones teatrales, danzas, pantomimas, corridas de toros y la que denominaban cañas, especie de torneo en el que a caballeros se acometían con una lanza o «caña», en el más puro estilo de la Edad Media; diversiones que contribuían a darle un mayor atractivo a las festividades religiosas o municipales. La afición por el juego de azar en América la trajeron los conquistadores, contraviniendo las disposiciones legales que perseguían y castigaban tales prácticas; a pesar de la estricta prohibición, estos juegos eran el entretenimiento favorito practicados por todos; así lo confesaba en 1545 el alcalde de Cubagua, Francisco de Lerma1313: «...Este testigo [declaraba Lerma] y todos los demás alcaldes han pecado en ello, porque, como la tierra sea corta y la gente esté viciosa, tienen por ejercicio de pasar tiempo en jugar a los naipes y al ajedrez y a la bola, y que no se acuerda que este testigo ni otro de los dichos alcaldes hayan castigado cosa alguna en razón de dicho juego...» Los juegos de dados, tablas y naipes se convirtieron en la pasión dominante durante la Colonia; en ellos intervenían destacadas personalidades y los mantuanos, pero también los esclavos, así como los gobernadores y sacerdotes, quienes apostaban buenas sumas de dinero.” (Fundación Polar, 1989, pp. 216-217).

EL AJEDREZ: ¿JUEGO PROHIBIDO O JUEGO PERMITIDO?

La pasión por los juegos, en especial los de envite y azar, se arraigó rápidamente en la cultura de la América Española. Esto generó una situación de corrupción moral que fue duramente criticada y combatida por la iglesia católica. Un caso típico lo constituye la pastoral "contra los Clérigos jugadores", escrita por Don Santiago Hernández (*n.1755 - +m.1812), cuarto Obispo de la Diócesis de Mérida de Maracaibo (Venezuela), el 10 de Mayo de 1810:

 

Santiago Hernández Milanés ejerció el Obispado de la Diócesis de Mérida de Maracaibo entre los años 1801 y 1812.

[Foto cortesía de la página oficial de la Arquidiócesis de Mérida]

 

 “Sabemos que muchos Clérigos se han entregado a la pasión del Juego; (...). Dos siglos hace que en la América se conocía este vicio, notado aún entre los Eclesiásticos, y que se encargó a los Obispos los corrigieran conforme a los Sagrados Cánones, como puede verse en la Ley 2 tit. 2 lib. 7. de la Recopilación de Indias.

A los jugadores, encargamos la lección de la copia adjunta de Capítulos de la RL Progmatica (sic) cuyas prescripciones, especialmente la de perder el fuero, les hará comprender la gravedad de la culpa.” (Silva, 1909, tomo segundo, página 211).

 

La citada "RL Progmatica" corresponde a la REAL PRAGMÁTICA sanción en fuerza de Ley sobre juegos de suerte, envite y azar  promulgada en San Lorenzo del Escorial (España) durante el reinado de Carlos III y publicada el 10 de Octubre de 1771. En la cláusula inaugural se define cuáles son los Juegos Prohibidos en los territorios de España y ultramar:

 

1º. “Prohibo, que las Personas estantes en estos Reinos, de cualquier calidad y condición que sean, jueguen, tengan o permitan en sus casas los juegos de banca, ó faraón, baseta, cartera, banca fallida, sacanete, parar, treinta, y quarenta, cacho, flor, quince, treinta y una embibada, ni otros cualesquiera de naipes, que sean de suerte y azar, ó que se jueguen á envite, aunque sean de otra clase, y no vayan aqui especificados; como también los juegos del biribis, oca ó anca, dados, tablas, azaras, chuecas, bolillo, (...), y otros cualesquiera aunque no vayan señalaros con sus propios nombres.” (Silva, 1909, tomo segundo, pp. 223-224)

 

El ajedrez se desarrolla en un tablero de 64 escaques y, por ende, podría pensarse que éste quizás formaría parte de los juegos prohibidos de "tablas". Sin embargo, en aquella época el ajedrez no poseía dados u otro implemento que pudiese ser catalogado como instrumento del azar. A este hecho se suman los antecedentes de que durante el pontificado de León X (1513-1521) se había anulado el veto contra la práctica del ajedrez para los miembros de la curia católica, que había estado vigente desde el siglo XI y luego, en 1633, los jurisconsultos eclesiásticos declararon este juego como actividad legal. Otro elemento a tomar en consideración es que este pasatiempo era practicado por un número relativamente pequeño de personas dentro de los diversos estamentos de la sociedad colonial, por lo que podría excluirse de la categoría de «juegos populares». Y en última instancia, si nuestra proposición de excluir el ajedrez de los juegos prohibidos de "tablas" fuese considerada errónea por algún investigador en el futuro, este juego siguió practicándose bajo la premisa muy española de «La Ley se acata, pero no se cumple»1414.

Cuando en 1997 hicimos nuestra primera lectura de la REAL PRAGMÁTICA Sanción sobre Juegos de Suerte, Envite y Azar (1771), sólo teníamos acceso a los capítulos I, II, III, VI, VII y XIV, que estaban contenidos dentro de la obra DOCUMENTOS PARA LA HISTORIA DE LA DIÓCESIS DE MÉRIDA (1909). En 2016 pudimos estudiar el decreto original con todos los capítulos de la REAL PRAGMÁTICA (1771) y detectamos una pieza vital de información contenida en la décima cláusula:

 

X. Prohibo absolutamente toda especie de Juego, aunque no sea prohibido, en las Tabernas, Figones, Hosterías, Mesones, Botillerías, Cafés, y en otra qualesquiera Casa pública; y solo permito los de Damas, Algedréz, Tablas Reales y Chaquete en las Casas de Trucos, ó Villar; y en caso de contravención, así en unos como en otros, incurran los Dueños de las Casas en las penas contenidas en el Capítulo quinto contra los Garitos, y Tablageros.” (Carlos III, 1776, página 5)

 

Ya no cabe duda que el Algedréz ("Ajedrez" escrito a la usanza ortográfica de la época) no figuraba en el extenso listado de los Juegos Prohibidos y, por ende, podía practicarse libremente en la intimidad del hogar. Sin embargo, la REAL PRAGMÁTICA de 1771 impuso ciertas restricciones a la promoción y difusión del ajedrez en los espacios públicos, al limitarlo sólo a los recintos de las Casas de Trucos o Villar.

El investigador Ángel López Cantos, profesor asociado de la Universidad de Sevilla (España), nos presenta una novedosa perspectiva sobre cómo se puede desdibujar la delgada línea que separa los juegos permitidos de los juegos prohibidos, en un interesante estudio publicado en el cuarto tomo de la obra recopilatoria del  CONGRESO DE HISTORIA DEL DESCUBRIMIENTO (1492-1556): ACTAS (PONENCIAS Y COMUNICACIONES).

 

“Pues bien, como sabemos no todas las diversiones estaban constreñidas a la suerte y al azar. Había muchas otras en las que el triunfo dependía en gran manera de la destreza, habilidad y hasta de la inspiración del individuo. Por supuesto, las leyes no las consideraban prohibidas. Sin embargo, dentro de ellas mismas estaba el germen que podía convertirlas en ilícitas, siempre que en la competición se produjera envites entre los rivales o apuestas cruzadas entre los espectadores y que no se ajustaran a las cantidades establecidas.

En el momento que se alcanzaba la premisa anterior, la distracción más honesta se transformaba en peligrosa y fuera de la ley. El ajedrez, entretenimiento intelectual por excelencia, sirvió en ocasiones para que [el conquistador] Pedrarias Dávila1515, jugador empedernido, lo utilizara como medio para apostar. Fue acusado algunas veces que jugaba «cincuenta y cien y quizás quinientos indios al ajedrez, sin distinguir si eran esclavos justamente o no» (...).

En una palabra, se puede definir como juego prohibido toda manifestación lúdica competitiva, al margen de la suerte y el azar, en la que se cruzaran apuestas y éstas fueran superiores a las cantidades que las disposiciones [de la Real Pragmática Sanción y otras normas legales] fijaban. Sin embargo, no todos los casos podían ser considerados iguales, dependían de la modalidad que se practicara. Tan sólo existió una excepción: los dados. Siempre y en cualquier momento estuvieron vetados”. (López Cantos, 1992, pp. 202-203).

AJEDREZ EN LA BIBLIOTECA DE UN «GRAN CACAO»

Durante el período colonial muchas familias mantuanas importaron grandes volúmenes de libros como una forma de mantenerse en contacto con las novedades políticas, sociales, culturales e ideológicas que estaban en boga en los países europeos. Ocasionalmente en aquella bibliografía proveniente de la "civilización europea" se incluyó en el listado algunos textos de ajedrez. En tal sentido, el historiador Ildefonso Leal (1971) afirma en su obra LA CULTURA VENEZOLANA EN EL SIGLO XVIII16 16(pp. 31-32), que en el inventario de libros que el rico hacendado cacaotero don Juan de Vegas y Vertodano atesoró a lo largo del siglo XVIII, en su mansión caraqueña de la esquina de Llaguno, estuvo registrado el texto ORIGEN Y REGLAS DEL INGENIOSO JUEGO DE AJEDREZ.

Entre 1776 y 1786 las diversas provincias de la Pan-Venezuela fueron integradas en una nueva entidad territorial, con la fundación de la Capitanía General de Venezuela y otras instituciones de carácter administrativo, político, jurídico y militar. A fines del siglo XVIII comenzaron a gestarse los primeros signos de cambio, en oposición a una serie de erradas políticas en materia económica y fiscal impuestas por el decadente orden español. A este hecho se suma la influencia de nuevas corrientes políticas y filosóficas, las cuales introdujeron en las colonias hispanoamericanas los revolucionarios conceptos de ciudadano, derecho, libertad y Patria. Las acciones subversivas en contra del régimen español fueron abiertamente develadas con la declaración de Independencia de Venezuela, el 5 de Julio de 1811.

En el transcurso del siglo XIX el ajedrez fue perdiendo su estatus como pasatiempo preferencial de los altos estamentos sociales, ya que el gusto por este juego había permeado hacia los estratos medios y bajos de la sociedad venezolana, sin llegar a convertirse en un juego popular.

 

NOTAS

 

Nota_10: En la introducción del libro CUBA 66 XVII OLIMPÍADA MUNDIAL DE AJEDREZ (1967, página 3) se expone que "El ajedrez es uno de los juegos más antiguos de Cuba. En la época colonial tuvo gran auge entre la clase rica". Entre las insignes figuras de la isla mayor del Caribe que manifestaron su afición por el cuadrilátero blanquinegro estuvieron el Capitán Don Manuel de Rojas (1518), Don Juan Escribano (1518), el clérigo Don Francisco Guerrero (1531), Don Francisco de Parada (1551) y los profesores del Convento de Santo Domingo (1782). <Volver al texto>

Nota_11: Don Antonio de Valdivieso, Obispo de Nicaragua y defensor de los derechos de los indios, fue asesinado el 26 de febrero de 1550, mientras jugaba una partida de ajedrez en su palacio de la población de Santiago de los Caballeros de León, en Nicaragua. (Alexis Murillo, 2003, pp. 34-35 / Bill Wall, 1997). <Volver al texto>

Nota_12: En un proceso judicial realizado en 1617, en la colonia hispánica de Argentina, se procedió a rematar la venta de una casa de juegos, en cuyo inventario figuraban seis tableros. A partir de 1700 se incrementó la práctica del ajedrez entre los colonos en los establecimientos de juegos y esparcimientos, según afirma Juan De Cara (2005) . <Volver al texto>

Nota_13: Francisco de Lerma era miembro de los linajes más famosos de Burgos (Castilla, España) y ostentó el rango de alcalde de Cubagua. Bajo el nombre de Cubagua se identifica una isla de 24 kilómetros cuadrados ubicada al noreste de Tierra Firme (Venezuela). Fue avistada por Cristóbal Colón el 14 de Agosto de 1498 y la bautizó con ese nombre. Allí se estableció un asentamiento español que vivía fundamentalmente de la explotación perlífera. En 1528 el poblado fue ascendido al rango de ciudad, siendo rebautizada como “Nueva Cádiz” por Real Cédula del Emperador Carlos “V”. Durante el siglo XVI esta villa fue duramente golpeada por los embates de la naturaleza y los ataques de los piratas franceses.  Hoy en día sólo unos trescientos habitantes se mantienen en la isla, viviendo primordialmente de la pesca artesanal. <Volver al texto>

Nota_14: El historiador venezolano Rufino Blanco Fombona, afirma en su libro EL CONQUISTADOR ESPAÑOL DEL SIGLO XVI que: "La conciencia del propio valer llega en el conquistador, individualista en grado excelso, a desarrollarse al máximum. Su personalidad no reconoce trabas en leyes divinas ni humanas. (...) Católico sincero, no le embarazan la ley divina ni la pleitesía debida a la Iglesia cuando se opongan a su interés o a sus pasiones, o las interpreta de un modo sui generis cuando lo embarazan. (...) Aunque fervoroso realista, desobedece el conquistador al Rey cuando así le peta o le conviene" (1993, capítulo VIII, página 329).

Obviamente esta actitud de incumplir las leyes se mantuvo vigente durante el período colonial y ha subsistido hasta nuestros días. <Volver al texto>

Nota_15: Francisco Pedrarias (*n.1440 - +m.1531) fue un administrador y militar español que vino a América en 1514, durante la etapa de exploración y conquista del "Nuevo Mundo". Se caracterizó por su gran crueldad en el trato hacia los indígenas y hacia las tropas españolas que estaban bajo su mando. Fundó la ciudad de Panamá (1519) y ostentó los cargos de gobernador de Castilla del Oro (1514-1526) y Nicaragua (1528-1531). <Volver al texto>

Nota_16: LA CULTURA VENEZOLANA EN EL SIGLO XVIII fue el trabajo de investigación que el doctor Ildefonso Leal (*n.1932 - +m.2015) consignó ante la Academia Nacional de la Historia, el 6 de mayo de 1971, para recibir la acreditación oficial como miembro de número de esa institución. <Volver al texto>

 

EL AJEDREZ EN LA VENEZUELA INDEPENDENTISTA

“Imagínese un tablero de ajedrez levantado por uno de sus ángulos y se tendrá idea del trazado de Caracas.”1717

Descripción de un viajero europeo en 1822.

 

El período independentista puede dividirse en dos etapas: la primera se inicia en 1810 con el movimiento del 19 de Abril y finaliza en 1823 con la expulsión del último reducto realista de la provincia de Venezuela, mientras que la segunda va desde la anexión de la provincia de Venezuela al territorio de la incipiente Gran Colombia hasta su separación del gobierno central de Bogotá, en 1829.

Algunos patriotas como Simón Bolívar, Antonio José de Sucre1818, Manuel Piar, Juan José Conde, Daniel Florencio O'Leary y el Marqués de Ustáriz efectuaron sus lances ocasionales en el cuadrilátero de los 64 escaques.

A este respecto el insigne y recordado escritor venezolano Francisco Herrera Luque nos ofrece en su obra MANUEL PIAR; CAUDILLO DE DOS COLORES, una representación histórica en forma novelada sobre una partida que jugó este prócer independentista con su carcelero:

 

“A la caída del sol, toda Angostura sabía, con excepción del acusado, que Manuel Piar, General en Jefe de los ejércitos de la República, sería ejecutado al día siguiente, a las cinco en punto de la tarde.

En la gran casa frente a la Plaza Mayor, habilitada para su cautiverio, Piar juega al ajedrez y toma jarras de vino con el capitán Juan José Conde (...).

Ya la luz comenzaba a escasear, cuando el joven capitán, al mover su reina, puso a Piar en situación difícil. El caudillo, sentado en el borde de su hamaca, concentra toda su atención sobre el tablero. Conde aprovecha su abstracción para observarlo una vez más con detenimiento (...).

[Conde] Ya comenzaba a desesperarse por terminar la partida y salir a la calle en busca de noticias, cuando Piar movió amenazante un caballo. El joven capitán vislumbró la oportunidad y movió con falsa precipitación su torre izquierda.

¡Jaque Mate! -exclamó Piar alborozado-. Hoy está, Conde, más chambón que nunca. ¿Qué le está pasando?. Bueno, déjeme darle el desquite .

Me va a perdonar, General agregó el mozo pero debo salir a recibir instrucciones.

(...)Piar le dijo: Mañana le daré la revancha. A usted le tocarán las blancas y a mí las negras.... (Herrera Luque, 1987, pp. 11-22)

 

La partida revancha no pudo llevarse a cabo, ya que al día siguiente, el 16 de Octubre de 1817, el General Piar fue fusilado por supuestas acciones subversivas en detrimento de la autoridad de Simón Bolívar.

LOS GUIÑOS ENTRE BOLÍVAR Y «CAISSA»

En diversas ocasiones el ajedrez también estuvo presente en la vida del Libertador de Venezuela. En 1799 el joven Bolívar realizó su primer viaje a Europa. En Madrid tuvo la oportunidad de consolidar su formación intelectual, cultural y política, gracias al apoyo del Marqués de Ustáriz. En el libro BOLÍVAR, el insigne historiador colombiano Indalecio Liévano Aguirre, nos recrea el primer encuentro entre Simón y su futura esposa María Teresa, en un escenario donde el juego de ajedrez sirvió de fondo ambiental en el romance:

 

“Bolívar [en la foto] conoció a María Teresa del Toro y Alaiza, hija de Don Bernardo Rodríguez del Toro, rico criollo caraqueño como él, en una tarde que cansado de vagar por Madrid, resolvió entrar a casa de Ustáriz para escuchar las conversaciones de sus invitados. (...) Bolívar no encontró (...) ninguna dificultad en su trato con María Teresa. Acomodado en uno de los rincones del gran salón de recibo, mientras el marqués y sus invitados discutían sobre política los unos y jugaban al ajedrez los otros, se fueron entregando al encanto de las confidencias, al tiempo que la tarde iba oscureciéndose y la habitación quedaba iluminada únicamente por las llamas de la gran chimenea central y algunos candelabros colocados en las mesas de juego.” [el resaltado es nuestro]. (Liévano Aguirre, 1988, pp. 61 y 62)

AJEDREZ EN EL PROYECTO EDUCATIVO PARA LA GRAN COLOMBIA

En 1825 el Libertador Simón Bolívar tomó en cuenta al ajedrez en su proyecto educativo, para las incipientes naciones suramericanas:

 

“Los juegos y recreaciones son tan necesarios a los niños como el alimento, su estado físico y moral así lo requiere. (...) Como útiles y honestos son conocidos la pelota, la raqueta, el bolo, la cometa, el globo aerostático, las damas y el ajedrez. (Rojas, 1976, página 93 / Antología de Simón Bolívar, 2009, página 31)

 

En este párrafo queremos hacer un paréntesis para comentarles que, en diversos sitios de la red Internet, ha venido circulando desde hace algún tiempo el siguiente pensamiento, que supuestamente se le atribuye a Simón Bolívar: El ajedrez es un juego útil y honesto, indispensable en la educación de la juventud. Hasta ahora no hemos conseguido el documento de donde fue tomada esta cita dentro de la extensa obra escrita del Libertador, ni tampoco el año en que fue redactado, por lo que sospechamos que se trata de un pensamiento apócrifo. Probablemente alguien seleccionó varios fragmentos del ideario bolivariano, para trozarlos y reescribirlos, alterando la semántica original. En el proyecto educativo de 1825, Bolívar no le dio preponderancia al ajedrez sobre otras actividades lúdicas del gusto infantil, como la pelota, la cometa o las damas.

IMPUESTOS A LA IMPORTACIÓN DE JUEGOS DE AJEDREZ

El 9 de Marzo de 1827 Simón Bolívar, en su carácter de Presidente de la Gran Colombia, firmó en la ciudad de Caracas un decreto1919 relacionado con el régimen y gobierno de los empleados de Hacienda de los Departamentos de Maturín, Venezuela, Orinoco y Zulia. En la sección segunda, referente a las Aduanas Marítimas, se estableció el nuevo arancel que deberían pagar todos los productos que ingresen por los puertos oficiales procedentes del comercio exterior. En el amplio listado de la mercadería aparecen registrados los juegos de ajedrez: aquellos elaborados con madera o hueso serán pechados con un arancel de ocho pesos, mientras que aquellos tallados en mármol tendrán un arancel de nueve pesos. (Simón Bolívar, 1828, página 152).

EL AJEDREZ PRESENTE EN LOS ÚLTIMOS DÍAS DEL LIBERTADOR

Por otra parte, el investigador Roy Daniel Meléndez publicó en su columna de ajedrez semanal en el Diario El Impulso de Lara (18-01-1991), un interesante comentario referente a la recreación novelada que hizo el excelso escritor Gabriel García Márquez, sobre el ocaso del "Padre de la Patria", en la célebre obra EL GENERAL EN SU LABERINTO.

 

“Para mi sorpresa el autor al explicar las penas y vicisitudes del Libertador Simón Bolívar en su último año, 1830, indica que Bolívar en su viaje de Bogotá hasta Santa Marta en varias ocasiones se dedicó a jugar, así como suena, con un fraile y hasta con su edecán el General O' Leary. Veamos brevemente parte del texto del libro: «José Palacios no salía de su asombro de ver al General con una salud tan estable como en esos días, ya que los dolores de cabeza y las fiebres por las tardes se le quitaron apenas llegó la noticia del golpe militar (...); Preocupado Montilla había conseguido la complicidad del fraile Sebastián de Sigüenza para ayudar a entretener al General. El fraile aceptó de buen grado y cooperó dejándose ganar partidas de ajedrez en las secas tardes en que esperaban a los emisarios del General Urdaneta. El General [Bolívar] aprendió a mover las piezas en su segundo viaje a Europa [1803] y poco le faltó para convertirse en maestro jugando con el General O'Leary, en las muertas noches de la larga campaña del Perú. Pero él no se sintió capaz de avanzar más. El ajedrez no es un juego, es una pasión, decía Bolívar, yo prefiero otras más atrevidas (...)».” (Meléndez, 18 Enero 1991, página D-5)

 

NOTAS

 

Nota_17: Esta aseveración fue tomada de la obra de William Duane (1969, página 58) titulada VIAJE A LA GRAN COLOMBIA EN LOS AÑOS 1822-1823. <Volver al texto>

Nota_18: En el discurso de presentación del trabajo de investigación “Apología del general en jefe Antonio José de Sucre, el prócer más puro de la independencia americana” (17-04-2010, página 12), el General de Brigada Eumenes Fuguet Borregales afirmó que el Mariscal Sucre solía jugar al ajedrez en sus pocos tiempos libres durante las funciones que ejerció como “logístico” en el Alto Perú. <Volver al texto>

Nota_19: El decreto del General Simón Bolívar fechado el 09-03-1927 está contenido en la obra COLECCIÓN DE LOS DECRETOS EXPEDIDOS POR S.E. EL LIBERTADOR PRESIDENTE DE COLOMBIA, DESDE SU ENTRADA EN BOGOTÁ POR NOVIEMBRE DE 1826, HASTA SU PARTIDA DE CARACAS EL 5 DE JULIO DE 1827. Este material fue impreso por Tomás Antero (Caracas, 1828). <Volver al texto>

 

EL AJEDREZ EN LA VENEZUELA REPUBLICANA

El 6 de Mayo de 1830 Venezuela consolidó su separación de la decadente Gran Colombia con la instalación del Congreso Constituyente de Valencia, bajo dos premisas:

1ª) Expulsar a Bolívar de la nueva identidad territorial y política independiente llamada Venezuela.

2ª) Redactar una Constitución Nacional, con lo cual se inicia oficialmente la etapa republicana.

A partir de este momento el país fue manejado como la hacienda personal del gobernante de turno e infinidad de luchas se suscitaron entre los grandes cogollos políticos de la época. En medio de aquel ambiente caudillista de mediados del siglo XIX, la semilla del ajedrez se mantuvo latente en algunas regiones del país, como lo refiere César Ramos en su libro EL AJEDREZ:

 

“(...) En la década de los sesenta, en el siglo [XIX], existía un fuerte movimiento ajedrecístico en los principales puertos del país, que adquiriría su mayor empuje en La Guaira, Barcelona y Puerto Cabello, así como en Caracas, que sin ser una ciudad portuaria, pero por su condición de capital del país, acogía en su seno a las más importantes manifestaciones culturales (...)”. (1991, página 15)

 

Por otra parte, el cronista Carlos Perret Gentil acota en el preámbulo de su libro EL AJEDREZ EN VENEZUELA lo siguiente:

 

“Anteriormente a la fundación del Club de Ajedrez en Caracas (1890) muy poca cosa ó nada conocíamos de las producciones de los ajedrecistas nacionales que nos han precedido. Entre estos han figurado en primera línea los señores Domingo Gonell, de La Guaira, Dr. Antonio Parejo2020, de Caracas, difuntos, y los señores Dr. Carlos Gómez, de Barcelona, y nuestro querido padre el señor Casper Perret Gentil2121, domiciliado durante largos años en La Guaira, y según opinión unánime de sus contemporáneos, el amateur indiscutiblemente más fuerte de aquella época, 1865 a 1883”. (1906, página 3)

 

Finalmente, el licenciado Omar Alberto Pérez nos describe brevemente cómo era la actividad ajedrecística en el litoral del departamento Vargas [que hoy forma parte del Estado Vargas], a finales del siglo XIX

 

El puerto guaireño se convirtió, en el período que va de 1865 a 1885, en el centro más importante del ajedrez venezolano. Allí eran frecuentes las partidas con expertos jugadores [extranjeros] que llegaban [al principal puerto de Venezuela] en barcos procedentes de diversos países. La emoción de estos interesantes encuentros y el honor de tener a un magnífico adversario como [Casper] Perret Gentil, hicieron posible la formación de pequeños grupos donde se jugaba y teorizaba sobre los diversos aspectos que presenta el ajedrez. Igualmente leían y comentaban la revista parisina La Stratégie que recibían regularmente [mediante suscripción por correo]. (1998, volumen VI, página 219)

La siguiente secuencia de jugadas corresponde a la partida venezolana más antigua registrada hasta ahora, la cual se conserva en el libro EL AJEDREZ EN VENEZUELA.  En esta publicación editada en 1906 el cronista Carlos Perret Gentil hizo la siguiente acotación:

 

Como homenaje de cariño filial, principiamos nuestra colección con la siguiente partida entre los señores Dr. Antonio Parejo, el mejor jugador de Caracas para aquel entonces y nuestro padre el señor Casper Perret Gentil, quien nunca dejó de conservar el primer puesto hasta su separación de Venezuela [en 1885].

He aquí la memorable partida, única que se haya conservado de varios encuentros, comentada por los señores Numa Preti, Director de la afamada Revista "La Stratégie" - Paris y el conocido adalid W. H. K. Pollock, campeón de Irlanda [1885]. (1906, página 5)

 

Dr. Antonio Parejo (Caracas)

Sr. Casper Perret Gentil (La Guaira)

C38 – Gambito de Rey Aceptado

Distrito Federal, Venezuela, 1881

[Comentarios: Numa Preti (FRA) y William Henry Krause Pollock (ENG), siglo XIX]

1.e4 e5 2.f4 exf4 3.Cf3 g5 4.Ac4 Ag7 5.0–0 Ch6

[Esta jugada es débil. ―Numa Preti―]

[Defensa irregular; las Negras, sin embargo, no están obligadas por ninguna ley a sostener el Peón del Gambito, cuya pérdida debiera resultar de este movimiento. ―William H. K. Pollock―]

6.d4 d6 7.c3

[Las Blancas debían jugar en esta posición 7.h4, en cuyo caso habría sido posible la siguiente continuación: 7...g4 8.Cg5 f6 9.Axf4 fxg5 10.Axg5 Dd7 11.Dd2 Cg8 12.Af7+ Dxf7 13.Txf7 Rxf7 14.Cc3 y las Blancas tendrían una posición gananciosa. ―William H. K. Pollock―]

7...Cc6 8.Ca3

[Jugada inútil; aún ahora era preferible 8.h4. ―Numa Preti―]

8...a6

[¿Cuál es el objeto de esta jugada? ¿Será el de impedir la entrada del Caballo enemigo en "b5"? Pero en esa casilla no era de temerse y habría sido siempre fácil forzar su retirada haciéndole perder un tiempo moviendo el peón negro a la casilla h6. -- Debían enrocar: 8...0–0. ―Numa Preti―]

9.h3

[No solamente innecesaria pero hasta una medida debilitante para el juego Blanco. Todavía podían jugar 9.h4. En posiciones similares se acostumbra también 9.g3. ―William H. K. Pollock―]

9...Ad7 10.b4

[Jugando ahora 10.Db3, habrían ganado el peón b7 o el peón g5 de las Negras, o habrían podido ganar la partida en caso de 10...Ac8 11.Cxg5 Dxg5 12.Axf4 De7 13.Axh6 Axh6 14.Axf7+ Rd7 15.Ah5 y ganan. ―Numa Preti―]

10...0–0 11.b5 Ca5 12.Ad3 f5! 13.bxa6 bxa6 14.Cxg5

[Combinación incorrecta para un ataque ilusorio que no dura tres jugadas; este sacrificio es un suicidio. ―Numa Preti―]

[Plan completamente incorrecto, pero no tenían ninguna continuación muy satisfactoria. Podían haber probado con 14.exf5 , seguido luego de 15.g4. ―William H. K. Pollock―]

14...Dxg5 15.Axf4 De7 16.Axh6

[Las Blancas no aprovechan el movimiento anterior de su adversario (que debió haber sido 15...Dg6 en lugar de 15...De7) adoptando una continuación buena por medio de 16.Dd2. ―William H. K. Pollock―]

16...Axh6 17.exf5

[Debían haber continuado el ataque por 17.Dh5 amenazando ganar una pieza. Si las Negras replican 17...fxe4 18.Tae1 seguido de 19.Axd4, o bien 19.Dxa5, o bien 19.Txd4, adquiriendo una posición ventajosa. ―Numa Preti―]

17...Dg5 18.Df3 De3+ 19.Rh2 Tae8 20.Cc2 Dxf3 21.Txf3

[ Después del cambio de Damas, podían las Blancas rendirse perfectamente, pues tienen una pieza de menos, por solamente dos peones y como no tienen ningún ataque, no les queda ningún recurso. ―Numa Preti―]

[Las negras tienen ahora una tarea relativamente fácil. ―William H. K. Pollock―]

21...Ab5 22.Td1 Axd3 23.Tdxd3 Cc6! 24.Tf2 Ce7! 25.g4 Ag5 26.Rg3 h6 27.h4 Af6 28.Rh3 Rh7 29.Ce3 d5 30.Tf4? Tb8! 31.Tf2 Tb1! 32.Th2 Tg1! 33.Cg2 Tg8 34.Te3 c6 35.Te6? Tc1! 36.Te3 h5 (0 – 1)

Fuente de la partida: Perret Gentil, Carlos. (1906). Libro EL AJEDREZ EN VENEZUELA. (Partida 1, páginas 5-7). La Guaira, Venezuela : Carlos Perret Gentil (Editor).

En un primer momento el ajedrez se jugaba en los centros sociales o clubes de recreo en las principales ciudades del país, junto a otros juegos de mesa y de salón. Como ejemplo podemos citar la siguiente nota publicitaria aparecida en el periódico vespertino La Opinión Nacional, donde se anuncia la próxima inauguración de un club social entre las esquinas de Padre Sierra y La Bolsa, en pleno centro de Caracas.

 

El nuevo «Club Caracas» se abrirá el sábado 29 del mes presente a las ocho de la noche. Se suplica a los socios que no dejen de concurrir a su instalación el día y hora citados. Eloi Escobar. (27 de junio de 1848, página 2)

Llamamos la atención de nuestros lectores hacia el anuncio que publicamos ayer  y reproducimos hoi (sic), sobre la inauguración del nuevo centro de sociedad que con el nombre de «Club Caracas», ha establecido en esta capital nuestro amigo el señor Eloi Escobar.

Nuestros informes privados son de que el nuevo Club será enteramente digno del grado de cultura y adelanto á que ha llegado Caracas. Buen botiquín, sala de lectura, sala de música, sala de armas, tres billares, mesas de dominó y ajedrez; en una palabra cuanto requiere el caballero más refinado para pasar en buena compañía un rato de solaz. (J.L. Andara, 28 de junio de 1878, página 2)

 

Paulatinamente el número de aficionados al deporte ciencia fue creciendo y surgió la figura del club de ajedrez como punto de reunión para las tertulias y batallas sobre el cuadrilátero de las 64 casillas. El 1º de diciembre de 1890 alrededor de 50 jugadores se reunieron para fundar el Club de Ajedrez de Caracas. Acto seguido se procedió a la elección de la junta directiva, la cual quedó conformada por G.A. Blanco (presidente), Rafael de la Cova (vicepresidente), Carlos Perret Gentil (tesorero), Simón Soublette (bibliotecario) y Rafael Pittaluga (secretario). Posteriormente esta institución fue rebautizada como Club de Ajedrez de Venezuela y se mantuvo activa por casi una década, promoviendo y difundiendo las bondades del bien llamado juego-ciencia en los confines del Distrito Federal.

En el libro DIVERSIONES EN 4 SIGLOS EN VENEZUELA: 1500-1900 se recoge una nota de prensa publicada en el periódico caraqueño El Tiempo (10-05-1898), en la cual se informa sobre la renovación de la  directiva del Club de Ajedrez de Venezuela, en un acto celebrado el 09 de mayo de 1898. 

 

Club de Ajedrez de Venezuela.- Reunida el 9 del corriente la Asamblea General, nombró los siguientes funcionarios, para la nueva Junta Directiva en el presente año: Presidente, señor José Antonio Salas; Primer Vicepresidente, doctor Eduardo Gárate; Segundo Vicepresidente señor Rómulo Gallegos; Secretario, doctor José Trujillo A.; Tesorero, señor Andrés Mejías Paz Castillo; Primer Vocal, señor Tomás M. Eyzaguirre; Segundo Vocal, Rodolfo Esquivar. (Gustavo Flamerich, Septiembre 2005, página 297)

 

Curiosamente entre los miembros electos se cita a un señor llamado Rómulo Gallegos. ¿Acaso tendrá algún parentesco familiar con el insigne novelista y político venezolano, Don Rómulo Gallegos Freyre (*n.1884 - +m.1969), o se tratará simplemente de un caso de personas homónimas? ¡Esta incógnita queda pendiente, para que sea investigada por la próxima generación de historiógrafos!

EL TABLERO: LA PRIMERA REVISTA HECHA EN VENEZUELA

El 1º de Abril de 1891 los trebejistas Carlos Perret Gentil2222 y Rafael Ruiz2323 fundaron la revista tipo tabloide El Tablero, considerada como la tercera publicación especializada más antigua de Suramérica2424. Durante su efímera existencia (Abril 1891 - Mayo 1892) este medio impreso reprodujo varias partidas y algunos problemas inéditos de jugadores criollos y extranjeros, así como diversos artículos de corte didáctico, noticioso y anecdótico. Uno de sus aportes más significativos en la difusión del juego en nuestro país fue la publicación de un curso de ajedrez integral por etapas, que se inició a partir de Mayo de 1891, bajo los siguientes términos:

 

"Especialmente dedicado á los principiantes, creamos en EL TABLERO, (...) la sección que reunirá aquellas instrucciones primarias que tanto desean conocer los aficionados. (...) Del único análisis extenso que sobre el ajedrez existe en lenguaje castellano; —ANÁLISIS DEL JUEGO DE AJEDREZ, por Andrés Clemente Vásquez—, tomamos los párrafos que juzgamos digno de comenzar la serie de adopciones y traducciones ofrecidas en el prospecto. Recomendamos su lectura". (01 Mayo 1891, página 1)

 

Encabezado de la revista EL TABLERO de Venezuela. 

El lema de esta publicación fue "Audaces fortuna juvat", que significa: la fortuna es de los audaces.

[Imagen de la "Corototeca" de R. Santana]

 

La directiva de El Tablero nombró algunos "representantes" dentro y fuera del territorio nacional, para promover esta publicación. A nivel internacional sus agentes fueron J.H. Perret Gentil (Curazao), J.M. Benavides (México), Will H. Lyons (Estados Unidos de América), Numa Preti (Francia) y P. Maffiote & La Roche (Islas Canarias). Algunos números de El Tablero también se distribuyeron en Alemania, Suecia y Cuba. En Venezuela, la revista circuló principalmente en los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y el Distrito Federal (Departamento Libertador y Departamento Vargas). Cabe resaltar que el nacimiento de El Tablero fue debidamente reseñado, tanto por la prensa venezolana (Diarios La Religión y El Noticiero de Caracas, entre otros) así como por los medios de comunicación extranjeros (El Canal de Curazao; Times Democrat y The Baltimore Sunday News de Estados Unidos de América) y también mantuvo una simbiótica relación con algunas revistas especializadas en el deporte ciencia como El Pablo Morphy de Cuba, La Stratégie de Francia y La Deutsche Schachzeitung de Alemania. Y precisamente de la edición teutona, fundada en 1846, les reproducimos la siguiente nota informativa, que fue traducida al español por los directores de El Tablero.

 

 

"LA DEUTSCHE SCHACHZEITUNG, de Leipzig, en su número de mayo próximo pasado [1891, volumen 46, página 159] trae el suelto que traducimos a continuación.

«CARACAS.- Venezuela. El 1º de abril ha aparecido el primer cuaderno de un nuevo periódico de ajedrez, mensual, escrito en lengua española. Lleva por título El Tablero y es el órgano del Club de Ajedrez de aquella ciudad; lo publican los señores C. Perret y el Dr. R. Ruiz. En la carátula se encuentra este mote audaces fortuna juvat. Que no le falte a los valerosos campeones perseverancia, y el éxito no se hará esperar»." (El Tablero, 01 Agosto 1891, página 13).

 

De los catorce números publicados por la revista El Tablero hemos seleccionado tres partidas comentadas, para que los amigos lectores puedan apreciar el nivel de juego de los cultores de “Caissa” en aquella época. Se debe hacer la observación de que las partidas originales estaban escritas en notación descriptiva (1.P4R P4D) y han sido transcritas a la actual nomenclatura algebraica (1.e4 d5). [NOTA: una selección de partidas venezolanas del siglo XIX está disponible (en formato PGN) en la sección BASE DE DESCARGA]

 

Carlos Perret Gentil (La Guaira)

Rafael Ruiz (Caracas)

C01: Defensa Francesa, Variante del Cambio.

Caracas, Diciembre de 1889

[Comentarios: Alphonse Goetz (La Strategie, Junio 1890)]

NOTA: Esta partida fue publicada en el periódico francés La Strategie (París, Junio de 1890) y en la revista venezolana El Tablero (Caracas, Diciembre de 1891).

1.e4 e6 2.d4 d5 3.exd5 exd5 4.Ae3

[Tiempo perdido; este alfil, si se espera para desarrollarlo que el caballo rey negro haya salido, puede ir a g5. La jugada usual es  4.Ad3.]  

4…Ad6 5.Ad3 Cf6 6.Cf3 0–0 7.0–0 Ag4 8.c3

[Esta es la consecuencia de la cuarta jugada, el Caballo en “c3” no tendrá ya su fuerza.]

8…Ce4 9.Cbd2 f5 10.Dc2 f4 11.Cxe4 fxe3?

[Error inexplicable; las negras cuyas últimas jugadas son mucho mejores que las del adversario, dejan ahora escapar la ganacia de la partida, puesto que 11...dxe4, ganaba una pieza. Después de la débil jugada siguiente van las Negras al encuentro de una pérdida rápida.]

12.Cxd6 exf2+ 13.Txf2 Dxd6 14.Ce5! Txf2 15.Dxf2 Ae6 16.Tf1 h6

[Esto es funesto, pero la partida ya no podía defenderse; las Blancas amenazaban Axh6, seguido de Dh4.]

17.Dc2 Cd7 (1–0).

[Y las Blancas anunciaron mate en 4 jugadas: 18.Ah7+ Rh8 19.Cg6+ Rxh7 20.Cf8+ Rh8 (20...Rg8) 21.Dh7#]

Fuente de la partida: Revista El Tablero. (01 de Diciembre de 1891, año I, número 9, partida #42, página 7). Caracas, Venezuela : Rafael Ruiz & Carlos Perret Gentil (Editores).

Ricardo Castillo Chapellín

Rafael De la Cova2525

C45: Apertura Escocesa

Match en el Club de Ajedrez de Caracas / Ronda #1 / Caracas, 29 de Enero de 1891

[Comentarios: Carlos Perret Gentil y Rafael Ruiz, 1891]

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.d4 exd4 4.Cxd4 Cxd4

[Steinitz indica aquí al contraataque 4…Dh4 y otros autores 4…Ac5, que es la usada con más frecuencia. La del texto favorece el desarrollo de las blancas.]

5.Dxd4 Cf6 6.Ac4 d6 7.Ag5 Ae7 8.0–0 0–0 9.Cc3 c5

[Hasta este punto estaba el juego bien abierto de ambas partes, pero esta jugada es débil por tres razones: 1. deja el PD (peón de la columna d) atrasado y por consiguiente débil; 2. Encierra aún más el AR (alfil del flanco rey) que ya no podrá ocupar sus mejores puestos y 3. Crea un punto débil en su casilla 4D (d5). La jugada correcta era: 9...Ae6, seguido luego de peón c7-c6.]

10.Dd3 a6

[No comprendemos el objeto de esta jugada que debilita aún más la casilla 4D (d5).]

11.Cd5

[Incomprensible; pierde una pieza evidentemente. ¿Por qué no la jugada natural?: 11.Tad1.]

11...Cxd5 12.Axe7 Cxe7 13.f4 Tb8

[¿Con qué objeto? El P C D (peón de la columna b) no necesitaba este apoyo para avanzar, por lo tanto es un tiempo perdido que prolonga la partida;  13...b5 de una vez obligaba el cambio de piezas naturalmente favorable a las negras] 14.Df3 b5 15.Ae2 Cg6 [Preferimos  15...Ab7 con el objeto de continuar con peón d7-d5) o peón f7-f5.]

16.f5 Ce5 17.Dg3 Ab7 18.f6 Cg6 19.fxg7 Rxg7 20.Tf4 Rh8 21.Tg4 Tg8 22.Tf1 De7 23.Dh3 Ac8 24.Dc3+ Tg7 25.Tg3 Ae6 26.Ah5 b4 27.De3

[Las blancas con una pieza menos han hecho retroceder todas las piezas negras.]

27...Tbg8 28.c3 a5 29.cxb4

[Estos cambios aceleran la pérdida]

29...axb4 30.a3 bxa3 31.bxa3 Ce5 32.Txg7 Txg7 33.Ae2 Ac4 34.a4 Axe2 35.Dxe2 Dh4 36.h3?

[Empeorando las cosas aún más, si es posible]

36...Dxh3 37.Db2 De3+ 38.Df2 Dxe4?

[¿Por qué alargar más la partida? Había mate muy simple en tres jugadas: 38...Cf3+ 39.Rh1 Dh6+ 40.Dh4 Dxh4#.]

39.Te1 Dd4

[Aún aquí  39...Cf3+, ganaba el cambio.]

40.Dxd4 cxd4 [Y después de 15 jugadas más las blancas se rindieron.] (0–1)

Fuente de la partida: Revista El Tablero (01 Abril 1891, año I, número 1, partida #5, páginas 12–13). Caracas, Venezuela : Ruiz & Perret Gentil (Editores).

Carlos Perret Gentil

Rafael Pittaluga

C37: Gambito de Muzio

Caracas, 1892

[Comentarios: Carlos Perret Gentil, 1892]

1.e4 e5 2.f4 exf4 3.Cf3 g5 4.Ac4 g4 5.0–0 gxf3 6.Dxf3 Ah6

[6...Df6 es más fuerte]

7.d4 Df6 8.e5 Db6 9.Axf7+

[Segundo sacrificio demasiado aventurado con un jugador experimentado. Generalmente se sacrifica esta pieza cuando se ha dado el CD de ventaja y puede ganarse un tiempo para maniobrar con la TD]

9...Rxf7 10.Axf4 Re8 11.c3

[11.Axh6 Cxh6 y las blancas no conservarían ningún ataque para compensar sus sacrificios.]

11...Axf4 12.Dxf4 Ch6 13.Cd2 Dg6 14.Ce4!

[El principio de una animada combinación. Las negras rodeadas de peligros  evitan todos los escollos sin desconcertarse]

14...Cc6! 15.Cf6+ Rd8 16.Dh4

[Preparando dar jaque al descubierto que sería desastroso para el rey negro]

16...Ce7 17.Cd5! De6

[La única buena defensa pues si  17...Te8 18.Cxe7 y si 18...Txe7 19.Tf8+ ganarían; Igualmente si  17...Chf5 18.Txf5 ganaría sin dificultad]

18.c4 c6 19.Tf6 Chf5 20.Txf5 cxd5

[Es evidente que si  20...Dxf5 21.Dxe7#]

21.Tf6 Dg8 22.Taf1 De8 23.cxd5 Rc7

[Juiciosa retirada cediendo para efectuarla un caballo; de lo contrario se  haría el juego negro insostenible]

24.d6+ Rb8 25.dxe7 Dxe7 26.Df4 a6 27.Tf7??

[Sumamente débil, quizá habría sido decisiva la jugada d5]

27...De6 28.b3 Ra7 29.Tf6 Dd5 30.Td6 Da5 31.Df2 b6 32.Df7 Tb8

[La anterior jugada de las blancas envolvía una celada.  Si  32...Dxa2 33.Txd7+ Axd7 34.Dxd7+ Rb8 35.Dd6+ Rc8 36.Dc6+ Rb8 37.Dxb6+ Rc8 38.Tc1+ Rd7 39.Tc7+ Re8 40.De6+ Rf8 (Si 40...Rd8 41.Dd7#) 41.Df7#]

33.e6 Ab7 34.Txd7 Dg5

[Amenazando 35...Dxg2#]

35.d5 Thg8

[Persistiendo en la misma amenaza]

36.Df2 Tbf8

[Todo esto es preciso y vigoroso]

37.De2 Txf1+ 38.Dxf1 De3+ 39.Rh1??

[Un error desgraciado que permite a las negras vencer "off hand" con la jugada  siguiente que gana la dama sin remedio.  Debían jugar 39.Df2 y al menos  habrían tenido aseguradas las tablas]

39...Tf8 (0 - 1)

Fuente de la partida: Revista El Tablero. (01 Abril 1892, año II, número 1, partida #60, páginas 9 y 10). Caracas, Venezuela : Rafael Ruiz & Carlos Perret Gentil (Editores).

 

A comienzos de 1892, el ingeniero Rafael Ruiz debió abandonar la codirección de la revista El Tablero, para trasladarse a la capital del estado Carabobo por motivos de trabajo. En Valencia tuvo la oportunidad de jugar un match con el jugador local Julio González. En los tips noticiosos de El Tablero (Abril 1892, página 15) se comentó que en la confrontación González - Ruiz se habían contabilizado 2 victorias, 2 derrotas y 2 tablas por bando hasta ese momento. Se desconoce cuál fue el resultado final del encuentro. 

Carlos Perret Gentil siguió en la dirección de El Tablero hasta la desaparición de esta publicación, a mediados de 1892.  A partir de este momento continuó trabajando como cronista en varias publicaciones caraqueñas, según nos comenta el investigador Gustavo Flamerich, en el libro DIVERSIONES EN 4 SIGLOS EN VENEZUELA: 1500-1900.

 

"Al dejar de salir El Tablero, Carlos Perret, quien se considera el primer cronista de ajedrez del país, mantiene en El Pregonero, entre 1892 y 1896, una columna dedicada a presentar jugadas clásicas famosas ejecutadas por Maestros [del tablero]. Luego desde 1898 [hasta 1904] en El Cojo Ilustrado también plantea jugadas y responde consultas a los lectores". (Flamerich, 2005, pp. 189-190).

AJEDREZ POSTAL ENTRE CURAZAO Y VENEZUELA

En 1890 el venezolano Carlos Perret Gentil jugó una partida por correspondencia con el curazoleño W.S. Ulder. Este encuentro a distancia, que puede ser catalogado como de carácter internacional, es una muestra de la estrecha relación que sostenían estas naciones en el plano ajedrecístico. Recordemos que Venezuela y Curazao han mantenido una simbiosis comercial desde tiempos de la Colonia y este intercambio fue ampliándose con el pasar de los años hacía otros ámbitos, como el de las 64 casillas.  Veamos cómo fueron los derroteros de esta confrontación a distancia con comentarios de los jugadores venezolanos Rafael Ruiz y Carlos Perret Gentil, los fundadores de la revista El Tablero. [Esta partida está disponible en la sección BASE DE DESCARGA]

 

W.S. Ulder (Curazao)

Carlos Perret Gentil (Venezuela)

C29 - Apertura Vienesa

Encuentro por Correspondencia / 1890

[Comentarios: Carlos Perret Gentil y Rafael Ruiz, 1891]

1.e4 e5 2.Cc3 Cf6

[La jugada de texto es frecuentemente adoptada. -Perret, 1891-] [Preferimos  2...Cc6 -Ruiz, 1891–] 3.f4 d5 4.d3

[De conformidad con los libros. Perret]

4...Ab4 5.fxe5 Cxe4

[Dice Alphonse Goetz (*1) que si las Negras aceptan este sacrificio, obtienen al menos la nulidad.  Blackburne fue el primero que hizo esta jugada en su match con Steinitz en 1876. Ruiz]

6.Cge2

[En una partida entre Blackburne (Blancas) y Zukertort (Negras) se ejecutaron los movimientos siguientes comentados por Steinitz: 6.dxe4 Dh4+ 7.Re2 Axc3 8.bxc3 Ag4+ 9.Cf3 dxe4 10.Dd4 Ah5 (Si 10...exf3+ de una vez las negras pierden evidentemente una pieza con la contestación  11.gxf3) 11.Re3 (La única jugada buena) 11...Axf3 12.Ab5+ (Para impedir las tablas que resultarían por De1+, seguido de Dh4+, si las blancas tomaban el alfil de una vez) 12...c6 13.gxf3 cxb5 14.Dxe4 Dxe4+ etc, etc, y eventualmente ganaron las negras. Perret]

6...d4

[Nos atrevemos a decir en nuestro concepto, esta es la mejor continuación que produce un juego muy animado. Ruiz]

[Según Goetz esto es incorrecto, pero agrega que es muy difícil indicar la contestación justa. En una partida jugada por el mismo contra Clerc contestó él a la misma jugada:  6...Cg5 7.d4 Ag4 8.Dd3 Axe2 (Débil, según Goetz; lo mejor era  8...Ce6 ) 9.Axe2 Ce4 y finalmente las blancas ganaron dicha partida conducida por Clerc(Era aún aquí preferible  9...Ce6 ) ; Además agrega el citado maestro que si en vez de la jugada que él adoptó de 6.Cg5, se hace: 6...Dh4+ 7.g3 Cxg3 8.Cxg3 d4 9.Ad2! (Si  9.a3 dxc3 10.axb4 cxb2 11.Axb2 Dxb4+ , ganan) 9...dxc3 10.bxc3 , seguido de 11d4, con una posición excelente. Perret]

7.dxe4 Dh4+ 8.Cg3

[Si 8.g3, habría resultado probablemente la siguiente interesante variante: 8...Dxe4 9.Dxd4 Axc3+ 10.bxc3! Dxh1 11.Aa3 Cc6 12.Dh4 Ae6 13.Rf2! Dd5 (Si 13...Td8, las blancas ganarían como sigue: 14.Ag2 y si 14...Dxa1 las blancas daban mate en 2 jugadas. Ruiz) 14.Ag2 Dd8 y las negras tendrían mejor juego.Ruiz]

8...dxc3 9.b3 0–0 10.Ae3

[Si 10.Ad3 Ag4 11.Ae2 Td8 , ganando con la mayor facilidad.]

10...Ag4 11.Dc1 Td8

[Creemos que esta osadía esté suficientemente compensada por el vivo ataque y el completo desarrollo que adquieren las negras después de este movimiento. Perret]

12.Ag5 Td1+ 13.Dxd1 Dxg5 14.Ae2

[Proponiendo cambio con el objeto de simplificar el juego y preparando el enroque. Perret]

14...Cc6

[14...Cc6. El principio de una combinación de multitud de variantes; si las blancas tomaban el alfil 15.Axg4 , las negras se proponían continuar asi:  15...Td8 16.Df3 (16.Ad7 Cxe5 , simplemente conservando un fuerte ataque. Perret) 16...Cd4 17.Dd1 Cxc2+ 18.Dxc2 Td2 19.Dc1 De3+ 20.Ce2 c2 y ganan] 15.a3? [Mala jugada; obligan al alfil negro a colocarse en el puesto más amenazador después de lo cual se quedan sin defensa posible. Debían enrocar pues, aunque la posición admitía aún muchas complicaciones, tendrían siempre toda probabilidad de neutralizar el ataque. Perret]

15...Ac5 16.Axg4 Td8 17.De2 Td2 18.Df3

[Si  18.Df1 Cd4 19.Tc1 Cxc2+ 20.Txc2 De3+ 21.Ce2 (21.Ae2 ) 21...Txc2 y ganan. Perret]

18...Cd4 19.Dxc3 Cxc2+ 20.Rf1 Df4+ 21.Af3

[Si la Dama cubre, mate en dos jugadas. Perret]

21...Ad4! (0–1)

[Y como para evitar el mate tienen que perder la dama, las blancas se rinden.]

[NOTA (*1): Alphonse Goetz comentó varias partidas venezolanas en el periódico francés La Stratégie, según algunas referencias contextuales en El Tablero.]

Fuente de la partida: Revista El Tablero. (01 Mayo 1891, año I, número 2, partida #11, páginas 15-17). Caracas, Venezuela : Rafael Ruiz & Carlos Perret Gentil (Editores).

LOS PRIMEROS CAMPEONES NACIONALES OFICIOSOS

En la última década del siglo XIX los tres mejores ajedrecistas de la región capital decidieron jugar varios matches por el "Championship" de Venezuela. El primero se celebró en febrero de 1891 entre Rafael Pittaluga2626 y Rafael Ruiz. Al concluir la décimo tercera partida, Pittaluga abandonó el match, luego de 7 derrotas, 2 tablas y 4 victorias.

[NOTA: todas las partidas del match están disponibles en la sección BASE DE DESCARGA]

 

Match por el Campeonato de Venezuela – Caracas, 1891

#

Jugador

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

Total

1

Ruiz,
Rafael

0

1

0

0

½

1

1

½

0

1

1

1

1

8,0

2

Pittaluga,
Rafael

1

0

1

1

½

0

0

½

1

0

0

0

0

5,0

 

A continuación les ofrecemos cómo se desenvolvió el juego en la duodécima ronda de esta interesante competencia.

Rafael Ruiz (Caracas)

Rafael Pittaluga (Caracas)

D40: Gambito de Dama (Defensa Semi Tarrasch)

Match “Championship” de Venezuela / Ronda 12 / Club de Ajedrez de Caracas / Caracas, 15 de Febrero de 1891.

[Comentarios: Carlos Perret Gentil (1891)]

1.Cf3 d5 2.d4 e6 3.e3 Cf6 4.c4 c5

[La contestación lógica parece ser  4...c6.]

5.Cc3 Cc6 6.dxc5 dxc4

[La jugada del texto es decididamente inferior pues las Negras pierden el enroque y su Rey queda en una posición expuesta, pero si  6...Axc5 7.cxd5 Cxd5 8.Cxd5 Dxd5 9.Dxd5 exd5 y las Blancas tendrán alguna superioridad a causa del aislamiento del peón “d” negro.]

7.Dxd8+ Cxd8 8.Cb5 Rd7 9.Ce5+ Re7 10.Cxc4 Ad7 11.Cbd6 Ce8 12.b4 b5 13.Ce5 Cxd6 14.cxd6+ Rxd6 15.Cxd7 Rxd7 16.Axb5+ Rc7 17.Ad2 Rb6 18.Ae2

[Las Blancas han manejado bien su juego; con un peón demás, con la mejor posición de su Rey y con la superioridad de dos Alfiles contra Alfil y Caballo, la partida está ganada.]

18…Cc6 19.a3 Ae7 20.0–0 Thd8 21.Tfd1 Af6 22.Tab1 Td7 23.b5!

[Magnífica jugada cuyo resultado obtienen las Blancas seis jugadas después.]

23…Ce5 24.f4 Cd3 25.Axd3 Tad8 26.Tb3 Txd3 27.Txd3 Txd3 28.Aa5+ Rxa5 29.Txd3 Rxb5 30.Td7 a5 31.e4 e5 32.fxe5 [Y ganan] (1–0)

Fuente de la partida: Revista El Tablero. (01 Noviembre 1891, año I, número 8, partida #38, página 7). Caracas, Venezuela : Rafael Ruiz & Carlos Perret Gentil (Editores).

El ingeniero Rafael Ruiz fue el primer campeón nacional oficioso.

[Foto tomada en 1951 por cortesía de la Revista Brisas del Ajedrez]

 

El segundo encuentro se concretó en Septiembre de 1894 y los protagonistas fueron el titular Rafael Ruiz y el retador Carlos Perret Gentil. Se haría acreedor de la corona aquel que ganase diez partidas y no contaban las tablas en la puntuación. En caso de que ambos jugadores ganasen nueve juegos cada uno, se efectuaría un match suplementario a tres rondas, no contándose las tablas, y el ganador del mismo sería el vencedor definitivo. Se aplicó el ritmo de juego clásico de 2 horas para las primeras 30 jugadas, seguido de una hora por cada quince jugadas subsiguientes y había la posibilidad de obtener 5 minutos de gracia al vencerse el tiempo límite. En caso de aplazamiento de la partida, se continuaría al día siguiente. Como juez del match actuó Carlos Soublette y las partidas se jugaron en la casa de habitación de Carlos Perret Gentil en Caracas, ubicada en la calle Este 4, casa número 157-5, Plaza de la Misericordia (Hoy Parque Carabobo).

La lid se extendió por dos meses y, luego de culminar la vigésima ronda, los contendientes manifestaron su agotamiento, por lo que decidieron suspender el encuentro. El marcador “parcial” fue de 7 victorias para Ruiz, 7 victorias para Perret y 6 tablas. En la publicación EL AJEDREZ DE VENEZUELA se concluyó la cobertura periodística de este match bajo los siguientes términos:

 

“¡De esta encarnizada lucha no ha resultado ni vencedor, ni vencido! Después de la 20ª partida han convenido los contendores, de mutuo y amistoso acuerdo, en declarar entablada esta reñida contienda, dividiéndose resueltamente los honores del Championship de Venezuela, en vista del conocido score de Perret 7; Ruiz 7; Tablas 6 y de la notoria circunstancia de haberse ellos medido con éxito, directa ó indirectamente, con los principales ajedrecistas de la capital en varios desafíos públicos.

Deben los combatientes ex aequeo una ligera explicación al benévolo e inteligente público ajedrecista de esta ciudad, que ha seguido las peripecias de esta lid con inmerecido interés y a quien quizá sorprenda la solución que tenemos hoy el placer de anunciarle.

Para resolverse a ella, varias han sido las razones que han tenido los señores C. Perret y R. Ruiz. Primeramente, ya el triunfo de cualquiera de los dos combatientes no sería sino una victoria de Pirro, supuesto que empatados a la presente altura, ninguno podría, razonablemente, aspirar a un score superior a 10 X 8 con seis o más juegos entablados, lo cual, para los conocedores del juego y de las condiciones especiales de un match, indicaría prácticamente la igualdad.

En segundo lugar, otros motivos les ha inducido igualmente a contentarse con la nulidad. El match actual no ha sido efecto de animosidad entre los antiguos compañeros en el estudio de los jaques (pues ambos se consideraban de antemano de igual fuerza ó debilidad, mejor dicho), sino más bien el cumplimiento de un compromiso que había sido aplazado, desde el ruidoso match Pittaluga—Ruiz de 1891, cuyo vencedor, según se había estipulado previamente en aquel entonces, debía jugar una serie igual con el director de esta columna [de ajedrez en el Diario El Pregonero.]

Finalmente, habiendo unido desde el año de 1891, en que fundaron «El Tablero», sus humildes, pero constantes esfuerzos en pro de la propaganda del noble pasatiempo, fomentando su estudio técnico en el país, es lógico y natural que ambos aficionados continúen siendo aliados, ya que en el campo de las 64 casillas, ni uno ni otro ha logrado sobreponerse, según la mutua aspiración, de una manera decisiva.” (Enero 1906, páginas 14-15).

 

A pesar de estas edulcoradas palabras de amistad y mutuo respeto, la realidad nos revela que Rafael Ruiz conservó la corona de campeón oficioso, ya que no pudo ser superado por Carlos Perret Gentil frente al tablero.  Es obvio que el nivel de los combatientes fue bastante parejo.

 

Match por el Campeonato de Venezuela – Caracas, 1894

#

Jugador

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

Total

1

Ruiz,
Rafael

½

½

1

½

½

½

1

0

1

½

0

1

0

1

1

0

1

0

0

0

7,0

2

Perret,
Carlos

½

½

0

½

½

½

0

1

0

½

1

0

1

0

0

1

0

1

1

1

7,0

NOTA: Las tablas no se consideraban válidas para el puntaje, según las reglas establecidas por mutuo acuerdo. Por esta razón los empates aparecen tachados en el cuadro de resultados y no son contabilizados en la columna del total.

Veamos cómo fueron los derroteros de la séptima ronda entre estos dos titanes del ajedrez capitalino.  [Todas las partidas del match están disponibles en la sección BASE DE DESCARGA]

Carlos Perret Gentil (La Guaira)

Rafael Ruiz (Caracas)

C65 - Apertura Ruy López, Defensa Berlinesa.

Match "Championship” de Venezuela / Ronda #7 / Caracas, 11 de Octubre de 1894.

[Comentarios: Carlos Perret Gentil (Caracas, VEN, 1896) y Emil Kemeny (Filadelfia, USA, 1903)]

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 Cf6 4.d3 d6 5.c3 Ad7 6.Aa4

[No está de más recordar a los principiantes que este movimiento en esta forma moderna de la partida española tiene por objeto evitar el cambio del alfil del flanco rey, cuya pieza es muy esencial para el ataque. Perret]

6...g6 7.Cbd2 Ag7 8.Cf1 0–0 9.Ag5

[De ambas partes se venía haciendo un planteo correcto, pero la jugada del texto es débil por lo inútil, según se verá enseguida. Las blancas pensaban jugar  9.Ce3 y quisieron evitar el encierro de esa pieza.; Pero mejor era 9.h3, seguido de 10.g4 y entonces 11.Cg3 y luego 12.Ae3, etc., con un desarrollo irreprochable. Perret]

9...Ce7 10.Ac2 c6 11.Dd2 Rh8 12.Cg3 Cfg8 13.0–0–0

[El gran enroque es necesario para el ataque de flanco que tienen en mientes con el avance de los peones del lado derecho. Perret]

13...f6 14.Ae3 d5 15.h4 dxe4 16.Cxe4 Ag4 17.Tdg1 Cd5 18.Ch2

[Las blancas en la presente partida han conducido el ataque más de acuerdo con las ideas de Steinitz, es decir situando a su rey en lugar seguro y entonces lanzar un ataque directo. En la presente posición la jugada del texto 19.fxe3 era obligatoria, puesto que 19. Dxe3 habría sido contestado por 19...Ah6.  Kemeny]

18...Cxe3 19.fxe3

[Si 19.Dxe3 Ah6 –/+]

19...Ae6 20.a3

[Preferible era  20.g4 de una vez. Las Negras no habrían podido capturar el peón de la columna "a" sin riesgo, pues en este caso 21.b3 y 22.Rb2 y eventualmente Ta1, ganaría el alfil contrario. Kemeny]

20...Db6 21.g4 Tad8 22.h5 g5

[Prematuro. Era evidente que las Negras no cambiarían, sino que cerrarían el juego inutilizando las dos torres blancas. Perret]

23.d4 exd4

[Estos cambios son favorables a las Blancas. Perret]

24.exd4 Ch6 25.Dd3

[Amenazando la terrible jugada de mover el caballo para dar mate con Dxh7  Perret]

25...Ag8

[Necesario a causa de la amenaza Cxf6. Kemeny]

26.Cf3??

[Un error muy grave en el momento más crítico y delicado del juego. Las Blancas intentaban el sacrificio de un caballo tomando el peón en 'g' y acumulando un ataque irresistible sobre el rey negro, pero no previeron la hábil respuesta de las negras que imposibilita esta línea de juego. La jugada correcta era de una vez 26.Cc5, amenazando Ce6 para ganar la calidad, pues el alfil no puede aprehenderlo a causa del mate y si Tfe8 las Blancas responderían con Te1 con juego ganancioso, puesto que las Negras no pueden llevar la dama a 'f7' ni a 'd8'. Perret]

26...Dc7! 27.Rb1 Df4! 28.Cc5

[¡Demasiado tarde! Perret]

[Habríamos adoptado por 28.Cf2, seguido eventualmente de Ch3, teniendo en mientes un sacrificio eventual de caballo por dos peones. Kemeny]

28...Tfe8 29.Te1?

[El juego blanco está desorganizado; no ven que la entrada del caballo negro es la destrucción completa de su juego. Perret]

[Esto es por supuesto un error, pero el juego blanco estaba algo comprometido, las negras amenazaban Te3, ganando el caballo. la jugada del texto es contestada eficazmente con 29...Cxg4, amenazando luego las Negras Cf2. Kemeny]

29...Cxg4 30.h6 Af8

[No había peligro en tomar el peón, pues si  30...Axh6 31.Txh6 Cxh6 32.Th1 Rg7 y no había nada de particular, pero las Negras no querían distraer sus piezas. Perret]

31.Ce6

[El señor Ruiz termina ahora la partida con corrección y vigor. Perret]

31...Txe6 32.Txe6 Cf2 33.De2 Cxh1 34.Te7 Cg3

[No habría convenido  34...Axe7 , pues en este caso seguiría  35.Dxe7 y las Negras no pueden evitar el mate amenazado. El juego del Dr. Ruiz es bien vigoroso. Las Blancas deben contestar De3, provocando el cambio de damas, puesto que de otra manera las Negras ganarían el caballo o la torre. El cambio de damas, por supuesto, que decide el juego en favor de las Negras que salen de combate con una pieza de ventaja. Kemeny]

35.De3

[Cambio forzado que priva a las blancas de todo recurso. Perret]

35...Dxe3 [Y a la jugada 57 las blancas se rindieron. Perret] (0–1)

Fuente de la partida: Perret Gentil, Carlos. (Enero 1906).  Libro EL AJEDREZ EN VENEZUELA. (Partida #8, pp. 30-32). La Guaira, Venezuela : Carlos Perret Gentil (Editor).

EL «TORNEO NACIONAL» DEL CLUB DE AJEDREZ DE VENEZUELA

A mediados de 1896 se realizó un torneo de ajedrez patrocinado por el diario El Pregonero, en el cual intervino la crema del ajedrez caraqueño y guaireño. En opinión del periodista y ajedrecista venezolano César Ramos:

 

 Este encuentro por la fuerza y calidad de los competidores puede considerarse como un campeonato nacional; se desconoce el resultado, pese a que todas las incidencias del mismo, fueron publicadas en El Pregonero de aquella época. Los pocos ejemplares que se conservan de este diario están completamente deteriorados en la Hemeroteca Nacional, que lo retiró del servicio público. (1986, página 42)

 

 En vista de que en la Sala «Leoncio Martínez» de la Biblioteca Nacional no se dispone de los ejemplares del periódico El Pregonero, correspondiente al año 1896, optamos por iniciar una búsqueda selectiva en otros tabloides de la época. Luego de un arduo trabajo se consiguió hacer una reconstrucción parcial del Torneo Nacional de Ajedrez, pero la información recabada resultó insuficiente para precisar la posición final de cada uno de los contendores.

La justa arrancó el 19 de mayo y culminó en el transcurso del mes de agosto, en el salón del Club de Ajedrez de Venezuela, en Caracas. Participaron Luis René Borges, A. Blanco Toro, Eduardo Calcaño, Luis Calcaño, F. Hernández, Ledo (Probablemente se trata de Luis Rivero Escudero), Lino López Méndez, Maximiliano Lores2727, Carlos Perret Gentil, Rafael Pittaluga, Rafael Ruiz, H. Salsbach, Sgobel, Simón Soublette2828y Alberto Splieth. Se aplicó el emparejamiento Round Robin (Todos contra todos) con cadencia de juego clásica y se contaba con la opción de aplazar la partida, después de superar las dos horas de juego.  Dos mesas fueron colocadas en el centro del salón para las competencias diarias, donde el público asistente podía seguir todas las incidencias cómodamente sentado desde una especie de palco. Cada mesa tenía una denominación peculiar: la mesa de la izquierda era "la pizarra", mientras que la mesa de la derecha era "el tablero particular". La mayoría de los encuentros sobre el cuadrilátero blanquinegro fueron en la noche, aunque ocasionalmente se llegaron a realizar confrontaciones a media mañana y/o a media tarde.  Las partidas aplazadas en la semana se dirimían generalmente los domingos. Cada mesa era asistida por un juez que cumplía cabalmente sus funciones.  El personal técnico que intervino en este histórico evento estuvo compuesto por: Luis Herrera Irigoyen, Francisco Herrera Vegas, Gerónimo Blanco, Mariano Herrera, Pedro Herrera Tovar, Félix Soublette, Ricardo Castillo Chapellín, Antonio Zárraga, Eduardo Blanco, Fabricio Conde, Jaime Sanderson, J.A. Calcaño, H. Courlaender y el general Rafael Sordo.

Aunque desconocemos cuál fue el resultado final del torneo, el autor de la columna Ecos, en el periódico caraqueño El Tiempo, se atrevió a especular sobre quiénes podrían ser los ganadores del torneo, al cierre de la séptima semana de competencias.

 

Torneo.- En los últimos días de la semana pasada han sido árbitros los señores, doctor Gerónimo E. Blanco, J.A. Calcaño, Félix Soublette, Pedro José Rojas y Luis Herrera.

Ganaron: L. Calcaño S. á Splieth; Pittaluga á Hernández; Perret á L. Calcaño S.; Splieth á Soublette; E Calcaño á Sgobel y Borges á Lares.

Terminado el incidente Ruiz, esperamos que éste y Pittaluga alcancen los primeros premios.

Se puede asegurar ya que Pittaluga alcanzará el primero, Ruiz el segundo y Perret el tercero. Sin embargo, la octava semana guarda sorpresas que puede hacer variar estas predicciones, pues contra dichos campeones jugará Borges, de juego metódico y sólido, Ledo, el galán afortunado con las damas [de ajedrez], Hernández, que se defiende como un león y Splieth, que acomete como el ciclón. No hemos dicho la última palabra. (Carlos Pumar, 07-07-1896, página 3).

 

Sin más preámbulos les ofrecemos el cuadro parcial de resultados con base en la información recopilada en la columna Ecos del diario El Tiempo de Caracas. (19-05-1896, página 3; 20-05-1896, página 3; 21-05-1896, página 3; 22-05-1896, página 3; 23-05-1896, página 3; 25-05-1896, página 3; 26-05-1896, página 3; 27-05-1896, página 3; 28-05-1896, página 3; 27-05-1896, página 3; 30-05-1896, página 2; 01-06-1896, página 3; 02-06-1896, página 3; 03-06-1896, página 3; 05-06-1896, página 3; 06-06-1896, página 3; 08-06-1896, página 3; 09-06-1896, página 3; 10-06-1896, página 3; 11-06-1896, página 3; 12-06-1896, página 3; 15-06-1896, página 2; 16-06-1896, página 3; 17-06-1896, página 3; 18-06-1896, página 3; 19-06-1896, página 3; 20-06-1896, página 3; 22-06-1896, página 3; 23-06-1896, página 3; 24-06-1896, página 3; 25-06-1896, página 2; 26-06-1896, página 3; 30-06-1896, página 2; 01-07-1896, página 3; 07-07-1896, página 3; 08-07-1896, página 3).

 

Torneo Nacional de Venezuela — Caracas, 1896

#

Jugador

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

Parciales

1

Pittaluga, Rafael

1

0

1

 

1

 

1

1

1

1

1

1

1

1

11,0/12

2

Soublette, Simon

0

 

0

 

0

1

1

1

1

1

1

1

 

1

8,0/11

3

Perret Gentil, Carlos

1

 

0

 

1

½

1

1

1

1

0

 

 

1

7,5/10

4

Ruiz, Rafael

0

1

1

 

1

1

 

1

1

 

 

 

½

1

7,5/09

5

Rivero Escudero, Luis

 

 

 

 

1

1

1

0

1

1

 

1

0

1

7,0/09

6

Splieth, Alberto

0

1

0

0

0

0

1

1

0

 

1

1

1

1

7,0/13

7

Borges, Luis René

 

0

½

0

0

1

 

1

 

1

0

1

1

 

5,5/10

8

Calcaño S., Eduardo

0

0

0

 

0

0

 

1

 

 

1

1

1

½

4,5/10

9

Salsbach, H.

0

0

0

0

1

0

0

0

0

1

 

1

1

 

4,0/12

10

Calcaño, Luis

0

0

0

0

0

1

 

 

1

0

0

0

1

1

4,0/12

11

Lores, Maximiliano

0

0

0

 

0

 

0

 

0

1

 

1

1

1

4,0/10

12

Lopez Mendez, Lino

0

0

1

 

 

0

1

0

 

1

 

½

0

 

3,5/09

13

Hernández, F.

0

0

 

 

0

0

0

0

0

1

0

½

1

1

3,5/12

14

Sgobel

0

 

 

½

1

0

0

0

0

0

0

1

0

 

2,5/11

15

Blanco Toro, A.

0

0

0

0

0

0

 

½

 

0

0

 

0

 

0,5/10

Esta es la única partida que hemos encontrado, hasta ahora, del Torneo Nacional de 1896 celebrado en la sede del Club de Ajedrez de Venezuela.

López Méndez, Lino (Distrito Federal)

Soublette, Simón (Distrito Federal)

B01 - Defensa Escandinava.

Torneo Nacional del Club de Ajedrez de Venezuela / Caracas, 10 de Junio de 1896.

1.e4 d5 2.exd5 Dxd5 3.Cc3 De5+ 4.Ae2 Ag4 5.d4 Axe2 6.Cgxe2 Dh5 7.Af4 Ca6 8.Dd3 Cb4 9.Dd2 0–0–0 10.a3 Cd5 11.Cb5 Cxf4 12.Da5??

[Lo correcto era 12.Dxf4 o 12.Cxf4 o 12.Cxa7. ―Programa Rybka 3 Human, 2015―]

12...Dxe2# (0–1)

Fuente de la partida: Encuentro Méndez vs. Soublette del Torneo Nacional del Club de Ajedrez de Venezuela. Sección Ecos. Diario El Tiempo. (11-06-1896, año IV, periódico número 968, página 3).  Caracas, Venezuela : Editorial El Tiempo.

EL MATCH PERRET ― PITTALUGA

Hacia mediados del mes de Septiembre de 1896 se cursó invitación a Carlos Pumar (Autor de la columna Ecos en el Diario El Tiempo) y José Ladislao Andara (Autor de la columna Crónicas del Diario de Caracas) entre otros, para que asistieran a la partida inaugural del match entre Carlos Perret Gentil y Rafael Pittaluga, en la sede del Club de Ajedrez de Venezuela. Con esta contienda culmina el viejo acuerdo iniciado en 1891, entre los camaradas ajedrecistas Ruiz, Perret y Pittaluga, para medir sus habilidades frente al tablero en un triangular por etapas: el match Ruiz - Pittaluga (1891), el match Ruiz - Perret (1894) y ahora el match Perret - Pittaluga (1896).

Aunque revisamos con detenimiento los deteriorados ejemplares de los periódicos El Tiempo y Diario de Caracas (en formato microfilm), no pudimos determinar el resultado definitivo de este histórico encuentro. En el siguiente párrafo les reproducimos dos reseñas relacionadas con la confrontación sostenida entre el guaireño Perret y el caraqueño Pittaluga.

 

Ajedrez.- La Junta Directiva del Club de Ajedrez de Venezuela ha tenido la bondad de invitarnos a que presenciemos el match que se verificará en el salón del Club entre los notables campeones Carlos Perret y Rafael Pittaluga.

El match principiará el domingo 20 del presente y los subsecuentes días de jugar serán los martes, viernes y domingos. Los martes y los viernes de 9 a 11 p.m. y los domingos de 3 y media a 6 p.m.

Tendremos mucho gusto en asistir a la atenta invitación a que nos referimos. (J.L. Andara, 12-09-1896, página 3).

 

Match Pittaluga - Perret.- El viernes se efectuó la tercera partida, tocándole las blancas al señor Perret, quien abrió el juego con un gambito escocés.

Lo avanzado de la hora hizo que se aplazara para el siguiente día su continuación, quedando el señor Pittaluga, según la opinión de todos los espectadores, en una situación desesperante, pero al abrirse la jugada sellada y después de cinco movimientos propuso Perret las tablas, que había rechazado el día anterior y le fueron aceptadas.

En la partida efectuada ayer, contestó el señor Perret, á quien tocaron las negras, con la defensa francesa; á las pocas jugadas tomó el ataque el señor Pittaluga con una energía y una precisión que fue directamente al triunfo dando mate en 28 jugadas.

El score es el siguiente: Partidas jugadas 4; Pittaluga 1; Perret 0; Tablas 3.” (C. Pumar, 28-09-1896, página 3).

LOS PROBLEMAS CENTENARIOS DE HERRERA IRIGOYEN

El Ajedrez es indudablemente el mismo tipo de arte que la pintura o la escultura.  GM José Raúl Capablanca

 

Durante la última década del siglo pasado aparecieron varios problemas de ajedrez en las publicaciones venezolanas El Tablero y El Cojo Ilustrado. Algunas de estas producciones fueron compuestas por Luis Herrera Irigoyen2929. En el siguiente recuadro les reproducimos dos de sus creaciones artísticas sobre el cuadrilátero escaqueado.

 

 

 Problema 1: Juegan Blancas y Mate en tres (3)

Solución en Nota_3030

 

 Problema 2: Juegan Blancas y Mate en cuatro (4)

Solución en la Nota_3131

EPÍLOGO

A manera de conclusión parcial podemos afirmar que el ajedrez fue uno de los pasatiempos practicados por varios miembros de la oligarquía criolla, del clero, de la milicia y de los comerciantes durante las etapas de conquista y colonización del territorio venezolano. Con el pasar del tiempo el gusto por este juego fue permeando de los  estamentos altos hacia los estratos medios y bajos de la sociedad venezolana.

A finales del siglo XIX surgió una incipiente visualización del ajedrez como medio de unidad e identidad nacional. Dos signos evidentes de este proceso lo constituyeron la consolidación de los primeros matches por el título de "Championship de Venezuela" y el llamado que hizo la revista El Tablero para la organización de un torneo al estilo de las naciones desarrolladas:

 

"Nuestros últimos canges (sic) traen la noticia de que Mr. J. H. Blackburne se prepara a embarcarse para el Cabo de Buena Esperanza, en donde ha de celebrarse pronto el primer Congreso del África del Sur!! (...) Ante semejante noticia tenemos que exclamar: ¿Cuándo habrá un torneo de ajedrez en Venezuela?. Hacemos un llamamiento a los Amateurs de Caracas para que nuestro país pueda dar también esa prueba irrecusable de civilización y adelanto. Que pongan manos a la obra los Blanco, los Calcaño, los Conde, los de la Cova, (...) y tantos otros amateurs distinguidos de la capital y a la vuelta de poco tiempo Venezuela ocupará el puesto que le corresponde entre las naciones que rinden culto al entretenimiento intelectual" (01 Febrero 1892, número 11, página 13).

 

Otro hecho digno de resaltar fue la fundación del Club de Ajedrez de Venezuela como la primera organización criolla dedicada exclusivamente al estudio, la práctica y la difusión de las 64 casillas en Caracas. En la alborada del siglo XX los clubes, centros, peñas, círculos y casas de ajedrez serán las estructuras primigenias, que promoverán el nacimiento de la Federación Venezolana de Ajedrez y de las Asociaciones Estatales.

 

NOTAS

 

Nota_20: En opinión de Carlos Perret Gentil, el doctor Antonio Parejo era considerado como el mejor jugador del ajedrez caraqueño en los años 80 del siglo XIX. (1906, página 5) <Volver al texto>

Nota_21: [Augusto] Casper Perret Gentil (*n.1843 – +m.1912) fue un jugador curazoleño que estuvo residenciado en La Guaira, Venezuela, durante el período comprendido entre 1860 y 1885. Sus descendientes (en especial, su hijo Carlos Perret Gentil y su nieto Johan Perret Gentil) continuaron la obra difusora del ajedrez en nuestro país que fue iniciada por este patriarca. Casper solía jugar frecuentemente con los turistas extranjeros que desembarcaban por el puerto de La Guaira.

El investigador César Ramos (1986) recoge una interesante anécdota contada por Johan Perret Gentil (nieto de Casper) durante una entrevista realizada en Caracas, el 03 de julio de 1984. En el año de 1883 hizo escala en el puerto de La Guaira un fuerte jugador extranjero llamado J. Batalla, quien se dirigía hacia Argentina para asumir un cargo diplomático en la nación austral. Durante su parada técnica en el litoral derrotó a varios aficionados locales y comentó despectivamente que en ese lugar no había buenos jugadores de ajedrez. El rumor llegó a oídos de Don Casper Perret Gentil, quien de inmediato retó al presumido visitante a varios combates en el tablero. El patriarca Perret Gentil consiguió dejar en alto la dignidad del ajedrez guaireño al culminar el match con marcador favorable de 2 a 1. <Volver al texto>

Nota_22: Carlos Perret Gentil nació en La Guaira en el año 1866. Fue uno de los promotores de la actividad ajedrecística en el Distrito Federal, tanto en el departamento Libertador como en el departamento Vargas, durante la etapa de transición entre los siglos XIX y XX. Fue miembro fundador y tesorero del Club de Ajedrez de Caracas en 1890 y compartió la dirección de la revista El Tablero con su amigo Rafael Ruiz en el período 1891-1892. En 1906 editó el libro EL AJEDREZ EN VENEZUELA, en donde se recoge todas las partidas del segundo match por el Campeonato Nacional de 1894, así como una selección de partidas jugadas por algunos maestros de ajedrez extranjeros que visitaron Venezuela a comienzos del siglo XX. En 1907 Perret Gentil ganó el Campeonato Nacional y se mantuvo en posesión del título hasta su muerte acaecida en Agosto de 1936. <Volver al texto>

Nota_23: Se estima que el doctor Rafael Ruiz (Ingeniero de profesión) nació en Caracas hacia el año 1869. En la década de los ochenta incursionó con éxito en el cuadrilátero blanquinegro. En 1890 formó parte del grupo fundador del Club de Ajedrez de Caracas y al año siguiente creó la revista El Tablero, compartiendo la dirección con su amigo Carlos Perret Gentil.  En 1891 se convirtió en el primer Campeón Nacional oficioso de Venezuela. Se mantuvo activo en el tablero hasta muy avanzada edad, de acuerdo al testimonio del cronista Luis F. Mandé, que recoge la revista venezolana Brisas del Ajedrez.

“El doctor Rafael Ruíz, nuestro actual decano entre los fuertes jugadores, ha sido uno de nuestros más destacados ajedrecistas de todos los tiempos.  Aún, a pesar de su edad (82 años) todavía es fuerte jugador.  Los domingos por la tarde siempre es visitado por destacados jugadores, y muchos de estos, con frecuencia, tienen que inclinar su rey ante la fuerza aún humeante de tan apreciado octogenario, quien es una verdadera reliquia para todos los aficionados venezolanos y extranjeros, que tenemos el honor de conocerlo.” (1952, página 26). <Volver al texto>

Nota_24: La revista más antigua de Suramérica es El Ajedrez del Club de Lima (Perú, 1879). El segundo lugar es para la Revista de Ajedrez del Círculo de Montevideo (Uruguay, 1889) y de tercero El Tablero del Club de Ajedrez de Caracas (Venezuela, 1891). Las dimensiones de El Tablero eran: 22 centímetros de alto, 15 centímetros de ancho y 2 centímetros de grosor. <Volver al texto>

Nota_25: Rafael de La Cova fue miembro fundador y el primer Vicepresidente del Club de Ajedrez de Caracas. Murió a mediados de 1896, de acuerdo a una nota aparecida en el periódico caraqueño El Tiempo (05-06-1896, página 3).  <Volver al texto>

Nota_26:  En la revista Élite de Venezuela, Johan Perret Gentil (21-08-1937, páginas 5 y 58) hizo una pintoresca descripción del experto ajedrecista Rafael Pittaluga:

"De los ajedrecistas de nuestra pasada generación recordamos siempre con cariño especial a Rafael Pittaluga, amigo inseparable de nuestra familia. Le conocimos en nuestra infancia y nos parece verlo aún al tablero frente a nuestro padre [Carlos Perret Gentil] o jugando con aquel fuerte amateur Don Luis Rivero E., desaparecido también hace ya largos años. Pittaluga se vestía con pulcritud increíble, casi siempre de gris y corbata ancha de mariposa (...); hombre de distinguidos modales, gustaba de todo aquello que de algún modo expresara la belleza. Era excelente calígrafo, manejaba los trebejos con extremada delicadeza (...). Sus partidas de ajedrez llevaban el sello de su elegancia característica y con razón le llamaban sus compañeros el «Janowski venezolano». Prefería ganar una sola partida de torneo a conquistar el premio mediante juegos de factura deslucida". <Volver al texto>

Nota_27: Maximiliano (Max) Lores ejercitó su pluma como periodista en los periódicos capitalinos El Pregonero y El Constitucional. En 1900 fundó la revista humorística La Linterna Mágica.  En opinión de César Ramos (1986, pagina 38), Max Lores fue "un cronista de agradable prosa y fino humor, y fuerte aficionado al juego-ciencia".<Volver al texto>

Nota_28: Simón Soublette fue un destacado periodista y ajedrecista. Fue miembro fundador del Club de Ajedrez de Caracas y ejerció el cargo de Bibliotecario en la primera directiva del Club en 1891. Así mismo, fue un experimentado juez de ajedrez en el match Ruiz versus Perret Gentil de 1894 y el Torneo Nacional de 1896. En el siglo XX fundó los periódicos caraqueños El Nacional en 1901 y El Día en 1909. César Ramos (1986, página 38) afirma que Soublette fue encarcelado en varias ocasiones por su abierta oposición al gobierno del presidente de Venezuela, Cipriano Castro.<Volver al texto>

Nota_29: Irigoyen fue miembro fundador del Club de Ajedrez de Caracas, en 1890. También tuvo a su cargo la coordinación de la sección de problemas que ofrecía la revista venezolana El Tablero. En 1896 formó parte del equipo de jueces en la mesa técnica del Torneo Nacional del Club de Ajedrez de Venezuela. <Volver al texto>

Nota_30: Este problema fue publicado en la revista venezolana EL TABLERO (01 Diciembre 1891, año I, número 9, página 16) y lograron resolverlo en 1891 los aficionados J. Sanz (Valencia, Venezuela), J.S. Corsen (Isla de Curazao) y los editores de la revista. La solución planteada fue la siguiente:1.Dxh6 Cd4 [Si 1...Txh6 2.Ac4+ Rxe4 3.Cxg5#; Si 1...Dxb5 2.Dd6+ Rxe4 3.Cxg5#; Si 1...Dc7 2.Ac4+ Rxe4 3.Cxg5#] 2.Txd4+ cxd4 3.Dc6#. <Volver al problema>

Nota_31: Este problema fue publicado en la revista venezolana EL TABLERO (Enero 1892, año I, número 10, problema 9, página 16) y la solución planteada fue la siguiente: 1.Cd8 Axd8 [Si 1...Ae5 2.Te1 Cg5 3.Td1+ Ad4 4.Txd4#] 2.Ad7 Rxe4 3.Ac6+ Rf4 4.Ad6#. <Volver al problema>

 

download

ZONA DESCARGA DE PARTIDAS

Evento

Nº Partidas

En la base

Formato

Colección de partidas venezolanas del siglo XIX

42

42

  PGN | CBV

NOTA: Algunas de las partidas contienen comentarios de Carlos Perret Gentil (VEN), Rafael Ruiz (VEN), Emil Kemeny (USA), Numa Preti (FRA) y Alphonse Goetz (FRA).

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS, HEMEROGRÁFICAS Y DIGITALES

I. Obras Citadas

Andara, José Ladislao. (12 de Septiembre de 1896). Columna Crónicas. Diario de Caracas. (Año IV, periódico número 882). Caracas : José Ladislao Andara (Director-Editor).

ANTOLOGÍA DE SIMÓN BOLÍVAR. (Abril 2009). Colección Palabras Esenciales. Caracas, Venezuela : Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información - MINCI.

Ayala, Martín y Key, Fernando. Artículo Descubrimiento del Ajedrez

Blanco Fombona, Rufino. (1993). EL CONQUISTADOR ESPAÑOL DEL SIGLO XVI. Caracas, Venezuela : Monte Avila editores (1ª edición).

Bolívar, Simón. (1828). Decreto del 09 de Marzo de 1827 sobre el régimen y gobierno de los empleados de Hacienda de los departamentos de Maturín, Venezuela, Orinoco y Zulia. Sección 2ª: Arancel de Aduanas Marítimas. COLECCIÓN DE LOS DECRETOS EXPEDIDOS POR S.E. EL LIBERTADOR PRESIDENTE DE COLOMBIA (Desde su entrada en Bogotá por Noviembre de 1826, hasta su partida de Caracas el 5 de Julio de 1827). Caracas, Venezuela : Tomás Antero (Editor/Reimpresor).  

Carlos III de España. (Octubre 1771). PRAGMÁTICA SANCIÓN EN FUERZA DE LEY, PROHIBIENDO LOS JUEGOS DE EMBITE, SUERTE, Y AZAR, QUE SE EXPRESAN, Y DECLARANDO EL MODO DE JUGAR LOS PERMITIDOS. Madrid, España : Oficina de Antonio Sanz (Impresor del Rey).

De Cara, Juan A. (2005). Historia del Ajedrez en nuestro País [Argentina]. Sitio web Ajedrez en San Juan. San Juan, Argentina : Juan De Cara editor/webmaster. Imagen caché en el portal Oocities. Recuperado de:
http://www.oocities.org/ar/ajedrezensanjuan/breveresena.htm
. <Enlace activo>

Descubrimiento de un mundo por causa del ajedrez. (21 Octubre 1911). n/a. Diario EL UNIVERSAL. (Año III). Caracas, Venezuela : Editora El Universal.

Duane, William. (1968). Volumen 1. Serie Viajeros. VIAJE A LA GRAN COLOMBIA 1822-1823 (De Caracas y La Guaira a Cartagena). Caracas, Venezuela : Editorial del Instituto Nacional de Hipódromos.

Flamerich, Gustavo. (Septiembre 2005). DIVERSIONES EN 4 SIGLOS EN VENEZUELA: 1500-1900. Caracas, Venezuela : Gustavo Flamerich (Editor).

Fuguet Borregales, Eumenes. (17 de Abril de 2010). Apología del General en Jefe Antonio José De Sucre, Gran Mariscal de Ayacucho, El Prócer Más Puro de la Independencia Americana. [Discurso de incorporación como individuo de número a la Academia de Historia del Estado Carabobo]. Valencia, Venezuela : Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela. Recuperado de:
http://capitulotrincheras.blogspot.com/2013/08/discurso-de-eumenes-fuguet-borregales.html. <Enlace activo>

Fundación POLAR. (1997). Juegos y diversiones en los siglos XVI-XVIII. DICCIONARIO DE HISTORIA DE VENEZUELA. Caracas, Venezuela : Fundación Polar (2ª edición).

Ganzo, Julio. (1973). HISTORIA GENERAL DEL AJEDREZ. Madrid, España : Editorial Ricardo Aguilera (3ra. edición).

Herrera Luque, Francisco. (1987). Capítulo I. PIAR: CAUDILLO DE DOS COLORES. Caracas, Venezuela : Editorial Pomaire.

Ilardo, Carlos. (21-04-2013). Uruguay y la práctica milenaria del Jaque Mate. Sección Diarios de Ajedrez. Blog del Diario La Nación. Buenos Aires, Argentina : Editorial La Nación. Recuperado de:
http://blogs.lanacion.com.ar/ajedrez/historias-de-vida/uruguay-y-la-practica-milenaria-del-jaque-mate/. <Enlace activo>

Instituto Cubano del Libro. (1967). Apuntes históricos del ajedrez en Cuba. CUBA 66 – XVII OLIMPÍADA MUNDIAL DE AJEDREZ. La Habana, Cuba : Ediciones Deportivas : Instituto del Libro.

Leal, Ildefonso. (1971). LA CULTURA VENEZOLANA EN EL SIGLO XVIII. Caracas : Academia Nacional de la Historia.

Liévano Aguirre, Indalecio. (1988). La Metrópoli Legendaria. Capítulo III. BOLÍVAR. Caracas, Venezuela : Ediciones de la Presidencia de la República : Academia Nacional de la Historia.

López Cantos, Ángel. (1992). Los juegos de suerte, envite y azar en los conquistadores de América. En Real Academia de la Historia (Ed.). CONGRESO DE HISTORIA DEL DESCUBRIMIENTO (1492-1556): ACTAS (PONENCIAS Y COMUNICACIONES). Sección séptima. Tomo IV. (Páginas 197-212). Madrid, España : Editorial Real Academia de la Historia.

Mandé, Luis F. (1952). El Dr. Rafael Ruiz. Revista Brisas del Ajedrez. (Número único). Página 26. Caracas, Venezuela : Publicaciones La Estrella.

Martínez, Alejandro. (21-08-2015). Se promueve la práctica del ajedrez en el municipio de Pátzquaro. Rotativo Digital. Tacámbaro, México : Editorial Rotativo Digital. Recuperado de:
http://rotativodigital.com.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=6230:se-promueve-la-practica-del-ajedrez-en-el-municipio-de-patzcuaro&catid=41:deportes-categ&Itemid=59

Meléndez, Roy Daniel. (18 de Enero de 1991). El General en su laberinto...y ajedrez. Columna Ajedrez para Todos (Número 184). Sección deportes. Diario El Impulso. (Año LXXXVIII, periódico número 28.477, página D-5). Barquisimeto, Venezuela : Editora El Impuso.

Murillo Psijli, Alexis y Murillo Psijli, Manuel. (2003). Ajedrez en la Colonia. Capítulo I. EL AJEDREZ EN COSTA RICA. San José, Costa Rica : Editorial de la Universidad de Costa Rica (1ª edición).

Palma, Ricardo. (1977). Décima Serie - Los Incas Ajedrecistas. CIEN TRADICIONES PERUANAS. Caracas, Venezuela : Biblioteca Ayacucho.

Perret Gentil, Carlos. (1906). EL AJEDREZ EN VENEZUELA. La Guaira, Venezuela : Carlos Perret Gentil editor.

Perret Gentil, Carlos. (01 Abril 1892). [Resultado parcial del match entre R. Ruiz y J. González realizado en Valencia 1892]. Sección de noticias. Revista El Tablero. (Año II, número 1). Página 15. Caracas : Ruiz y Perret Gentil editores.

Pumar, Carlos. (Del 19 de Mayo al 28 de Septiembre de 1898). Columna Ecos. Diario El Tiempo. (Año IV). Caracas, Venezuela : Editores El Tiempo.

Ramos Caldera, César. (Abril de 1986). El Ajedrez en Venezuela: 100 años de batallas sobre el tablero. [Tesis de pregrado para optar a Licenciatura en Comunicación Social]. Universidad Central de Venezuela. Caracas, Venezuela.

Ramos Caldera, César. (Noviembre de 1991). MANUAL DE AJEDREZ. Caracas, Venezuela : Ediciones Deportivas MARAVEN.

Rojas, Armando. (1976). IDEAS EDUCATIVAS DE SIMÓN BOLÍVAR. Caracas, Venezuela : Monte Ávila Editores.

Ruiz, Rafael y Perret Gentil, Carlos. (01 de Abril de 1891). [Partida inaugural del match entre R. Castillo Chapellín y R. De La Cova celebrada en el Club de Ajedrez Caracas en 1891]. Sección de noticias. Revista El Tablero. (Año I, número 2). Páginas 12-13. Caracas : Ruiz & Perret Gentil editores.

Ruiz, Rafael y Perret Gentil, Carlos. (01 de Mayo de 1891). [Reproducción parcial del curso de ajedrez del cubano Andrés Clemente Vásquez]. Sección Estudio del Ajedrez. Revista El Tablero. (Año I, número 2). Página 1. Caracas : Ruiz & Perret Gentil editores.

Ruiz, Rafael y Perret Gentil, Carlos. (01 de Agosto de 1891). Noticias generales. Revista El Tablero. (Año I, número 5). Página 13. Caracas : Ruiz & Perret Gentil editores.

Ruiz, Rafael y Perret Gentil, Carlos. (01 de Noviembre de 1891). [Partida de la 12º ronda del match entre Ruiz y Pittaluga por el Campeonato Nacional 1891]. Revista El Tablero. (Año I, número 8, partida #38). Página 7. Caracas : Ruiz & Perret Gentil editores.

Ruiz, Rafael y Perret Gentil, Carlos. (01 de Diciembre de 1891). [Problema #8 compuesto por Luis Herrera Irigoyen]. Revista EL Tablero. (Año I, número 9). Página 16. Caracas : Ruiz & Perret Gentil editores.

Ruiz, Rafael y Perret Gentil, Carlos. (01 de Enero de 1892). [Problema #9 compuesto por Luis Herrera Irigoyen]. Revista El Tablero. (Año I, número 10). Página 16. Caracas : Ruiz & Perret Gentil editores.

Ruiz, Rafael y Perret Gentil, Carlos. (01 de Febrero de 1892). [Llamado para organizar torneo de ajedrez en Venezuela]. Sección de noticias. Revista El Tablero. (Año I, número 11). Página 13. Caracas : Ruiz y Perret Gentil editores.

Saavedra Palma, Fernando. (21-06-2014). Ensayo Ajedrez, Don Vasco de Quiroga, Michoacán. El blog de Fernando Emilio Saavedra Palma. México D.F., México : Fernando Saavedra Palma (Blogmaster y editor). Recuperado de:
http://fernandoemiliosaavedrapalma.blogspot.com/2014/06/ensayo-ajedrez-don-vasco-de-quiroga.html

Silva, Antonio Ramón. (1909). Capítulo LXII: Pastoral Contra los Clérigos Jugadores escrita por Santiago Hernández Milanés, Obispo de Mérida de Maracaybo (sic), el 10 de Mayo de 1810. DOCUMENTOS PARA LA HISTORIA DE LA DIÓCESIS DE MÉRIDA (Tomo II). Mérida, Venezuela : Imprenta Diocesana.

Von Gottschall, Hermann. (Mayo 1891). [Noticia de Caracas, Venezuela, relacionada con la fundación de El Tablero]. Revista Deutsche Schachzeitung (Volumen 46). Página 159. Leipzig, Alemania : H. Von Gottschall editor. Recuperado de:
http://books.google.com/books?id=gS0CAAAAYAAJ&pg=PR1. <Enlace activo>

Wall, Bill. (1996). Chess History: 0531-1799. Sitio web Chess Archive. Huntsville, Alabama, Estados Unidos de América : Chess Traveller Information Service. Imagen caché disponible en el portal Internet Archive Wayback Machine. Recuperado de:
 http://web.archive.org/web/19970422061855/http://misc.traveller.com/chess/history/0-1799.html. <Enlace activo>

 

II. Obras Consultadas

Bono, Ferran. (12 Diciembre 2001). La reina del ajedrez era valenciana. Diario El País. Madrid, España : Ediciones El País SL. Recuperado de:
http://elpais.com/diario/2001/12/12/cvalenciana/1008188302_850215.html.

Borrell, Máximo. (1975). AJEDREZ BRILLANTE. Colección Bruguera (Número 96). Barcelona, España : Editorial Bruguera.

Chicco, Adriano y Porreca, Giorgio. (1973). IL LIBRO COMPLETO DEGLI SCACCHI. Quinta edición. Milán, Italia : Mursia.

De Sangronis y Castro, José Antonio. (1943). FAMILIAS COLONIALES DE VENEZUELA. Caracas, VEN : Editorial Bolívar.

Ibero, Ramón. (1977). DICCIONARIO DE AJEDREZ. Colección Escaques. Barcelona, España : Ediciones Martínez Roca.

Martínez Díaz, Nelson. (1982). ¿QUÉ SABE DE AJEDREZ? Colección Test-Cultura. Madrid, España : Editorial Altalena.

Maure, Gustavo. (2006-2016). Historia del Ajedrez. Cuadernos de Psicología del Deporte.(Número 95). Recuperado de:
http://www.elrivalinterior.com/actitud/Ajedrez/A95.HistoriaAjedrez.elRivalinterior.pdf.

Mijares, Augusto. (1988). La Patria de los Venezolanos en 1779. HOMBRES E IDEAS EN AMÉRICA. Tomo XII. Biblioteca Popular Venezolana. Caracas, VEN : Ministerio de Educación y Academia Nacional de la Historia.

Rodríguez, Javier y Regalado, Álvaro. (2012). Historia del Ajedrez - El Ajedrez en la Edad Moderna. Patrimonio Histórico Español del Juego y del Deporte: Federación Española de Ajedrez. Madrid, España : Museo del Juego y FEDA. Recuperado de:
http://museodeljuego.org/wp-content/uploads/contenidos_0000001492_docu1.pdf.

Santana, Rafael. (02 de Agosto de 1995). Historia del Ajedrez “I”. Columna Peón Pasado. Sección deportes. Diario Correo del Caroní. (Página B-4). Ciudad Guayana, VEN : Editorial Roderick.

Santana, Rafael. (04 de Agosto de 1995). Historia del Ajedrez “II”. Columna Peón Pasado. Sección deportes. Diario Correo del Caroní. (Página B-4). Ciudad Guayana, VEN : Editorial Roderick.

Santana, Rafael. (27 de Agosto de 1996). Iglesia Católica y Ajedrez [Visión histórica]. Columna Peón Pasado. Sección deportes. Diario Correo del Caroní. (Página B-4). Ciudad Guayana, VEN : Editorial Roderick.

Santana, Rafael. (Marzo 1997). Historia del Ajedrez en Venezuela I: 1498-1899. Revista Antología 64. Año I. (Número 0). Páginas 8-23. Caracas, Venezuela : Rafael Santana editor.

Santana, Rafael. (1998). APROXIMACIÓN AL ESTUDIO DE LA HISTORIA DEL AJEDREZ EN VENEZUELA. (Cuaderno número 26. Balance Deportivo del Siglo XX Venezolano. Colección Deporte para la Vida). Caracas, VEN : Cátedra Pío Tamayo : Talleres de reproducción FACES-UCV.

Wall, Bill. (1996). Chess History: 1800-1899. Sitio web Chess Archive. Huntsville, Alabama, Estados Unidos de América : Chess Traveller Information Service. Imagen caché disponible en el portal Internet Archive Wayback Machine. Recuperado de:
 
http://web.archive.org/web/20001213152800/http://misc.traveller.com/chess/history/1800-1899.html.

Wikipedia: la Enciclopedia Libre. (2003-2016). [Varios colaboradores]. Miami, Estados Unidos de América : Wikimedia Foundation. Recuperado de:
https://es.wikipedia.org/
.

 

Volver a la PÁGINA PRINCIPAL

1900-1929

© Publicado el 22.02.2016 y Actualizado el 30.05.2016 (VEN)